Aleksandr Gabyshev, Amnesty

Rusia: Chamán siberiano que marchó contra Putin, confinado indefinidamente en un hospital psiquiátrico

En respuesta a la decisión judicial que entró en vigor hoy de recluir indefinidamente al chamán siberiano Aleksandr Gabyshev en un hospital psiquiátrico por haber prometido en 2019 “purgar” al presidente Vladimir Putin del Kremlin, Natalia Zviagina, directora de la Oficina de Amnistía Internacional en Moscú, manifestó:

“Aleksandr Gabyshev se ha convertido en un símbolo de la resistencia popular frente al gobierno cada vez más represivo de Vladimir Putin, así que no sorprende que las autoridades hayan llegado así de lejos para silenciarlo y difamar su nombre. De nuevo, las autoridades están utilizando la ‘atención psiquiátrica’ como castigo, un método de eficacia probada durante la era soviética.

Es profundamente impactante ver la facilidad con la que la maquinaria poderosa y represiva del Estado destruye la vida de quienes se atreven a expresar pacíficamente sus opiniones y a criticar a las autoridades.

El tratamiento psiquiátrico obligatorio es una forma de tortura y otros malos tratos. Las autoridades deben abstenerse de imponer cualquier tratamiento involuntario y dejar en libertad a Aleksandr Gabyshev de forma inmediata e incondicional, ya que ha sido condenado a tratamiento psiquiátrico obligatorio indefinido únicamente por ejercer de forma pacífica su derecho a la libertad de expresión. Es hora de dejar de usar la psiquiatría punitiva como método para silenciar la disidencia.”



INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

Hoy se perdió el recurso de apelación de Aleksandr Gabyshev y se mantuvo la decisión de hospitalizarlo forzosamente de manera indefinida.
El 26 de julio, el Tribunal Municipal de Yakutsk resolvió que Aleksandr Gabyshev debía ser recluido indefinidamente en un hospital psiquiátrico y sometido a tratamiento “intensivo” obligatorio. La decisión judicial entró en vigor después de que su equipo de defensa perdiera el recurso de apelación. El tribunal declaró a Aleksandr Gabyshev “demente” y carente de capacidad jurídica, y culpable de “recurrir a la violencia contra agentes de policía” y de hacer un “llamamiento al extremismo”.

En 2019, Aleksandr Gabyshev se hizo muy conocido después de caminar cientos de kilómetros desde Yakutsk hacia Moscú, prometiendo utilizar sus autoarrogados poderes chamánicos para “purgar” al presidente Vladimir Putin del Kremlin. En septiembre de 2019, después de recorrer a pie alrededor de 3.000 km —más de un tercio de la distancia hasta Moscú— fue secuestrado por la policía y acusado de presuntos “llamamientos públicos al extremismo”, y luego internado brevemente en un hospital psiquiátrico para reconocimiento. Le dieron el alta dos días después, pero volvieron a hospitalizarlo forzosamente en mayo de 2020, supuestamente por negarse a someterse a una prueba de COVID-19. Quedó en libertad dos meses después gracias a la indignación popular y a una campaña internacional de solidaridad en la que participó Amnistía Internacional.

En enero de 2021, dos semanas después de que Aleksandr Gabyshev anunciara otra marcha al Kremlin, 50 agentes de policía irrumpieron en su domicilio, lo arrestaron y lo trasladaron a un hospital psiquiátrico. En esa ocasión fue acusado formalmente de hacer “llamamientos al extremismo” y “recurrir a la violencia contra agentes de policía”. Durante el arresto, al parecer Gabyshev desgarró el uniforme de un agente antidisturbios al que hirió superficialmente con un batas, espada ceremonial yakut.

Si desean más información o concertar una entrevista, pónganse en contacto con Stefan Simanowitz, [email protected]