Amnesty International

Ser un efecto multiplicador: Cómo organizar talleres para fomentar el debate

Hacer campaña en grupo puede ser muy gratificante y motivador. Una forma de lograr que otras personas se sumen es diseñar y organizar talleres. Encontrarás a continuación ideas sobre el proceso y el contenido, entre otras, cómo preparar y facilitar talleres, consejos que tener en cuenta durante los mismos y ejemplos para organizar talleres sobre el consentimiento y generar un proceso creativo de ideación Existen muy diversos enfoques y ejercicios para talleres y formaciones sobre el consentimiento. A continuación incluimos algunos ejemplos que se basan en las experiencias de activistas que han contribuido a la elaboración de nuestra guía.

Diseña tu taller

Antes de preparar un taller, tienes que poder contestar de forma clara a lo siguiente: ¿cuál es su propósito o intención y cuáles son los resultados deseados? Una vez que esto esté claro, puedes utilizar el marco conceptual IDOART para diseñarlo.

Asegúrate de tener el espacio, el tiempo y los métodos de facilitación adecuados al número de participantes, así como un buen facilitador o facilitadora que tenga claro el propósito del taller y pueda guiar al grupo para lograr los resultados deseados, adaptando las sesiones si fuera necesario. Aquí encontrarás varios recursos sobre la facilitación de talleres.

Cómo hablar sobre la violación y el consentimiento en un taller:

  • Hay que tratar el tema de forma inclusiva y tener en cuenta la diversidad de los participantes y sus diferentes códigos (como llevar un hiyab o velo).
  • Utiliza un lenguaje inclusivo: no-binario desde el punto de vista del género, que represente a todas las audiencias y que a la vez tenga en cuenta que la violación es un problema de género.
  • Incluye todas las formas artísticas de participación posibles: dibujo, grabados e imágenes impresas, pintura, fotografía, cómics, ilustraciones, etc.
  • Crea un espacio seguro. La franqueza es importante cuando hablamos sobre temas delicados como el consentimiento, y debe ir acompaña del respeto hacia los puntos de vista de otras personas. No es un problema que cometamos algunos errores al hablar de la violación y el consentimiento, siempre que aprendamos a reconocerlos y cambiemos nuestra forma de pensar.
  • Asegúrate de crear un entorno propicio para quienes participen en el taller; aborda las “normas básicas” antes de empezar, incluida la confidencialidad (por ejemplo, lo que se dice en el taller se queda en el taller) y reconforta a los participantes diciendo que pueden salir del aula cuando lo necesiten. Lo ideal es contar con una sala donde las personas puedan hacer un descanso y relajarse. Si es posible, una persona debería facilitar ese espacio.
  • Antes del taller, reúne y comparte con los participantes una lista de recursos sobre apoyo psicológico, médico y legal disponible gratuitamente en tu comunidad. No podemos saber si las personas participantes que hayan sobrevivido a algún tipo de violencia sexual están suficientemente preparadas psicológicamente para participar en el taller, pero, si hace falta, podemos minimizar riesgos ofreciendo el apoyo disponible a quien lo necesite. Prepárate bien, por si algunas personas se sinceran por primera vez durante el taller. Puedes encontrar más información en el siguiente artículo de esta serie.
  • Las actividades para romper el hielo pueden ayudar a que las personas del grupo se sientan más cómodas entre ellas antes de hablar sobre temas “incómodos” como el consentimiento sexual. Inténtalo haciendo una ronda de presentaciones, o compartiendo alguna experiencia divertida, interesante o incómoda que hayas tenido recientemente o algún tipo de juego tonto.
  • Trata con cautela las experiencias personales. No debes revelar información ni vivencias de otras personas, especialmente si no están presentes. Quienes participan se pueden plantear utilizar sus propias experiencias o situaciones ficticias, pero sólo si se sienten cómodas haciéndolo. Evita hablar en primera persona o dar los nombres de otras al referirte a distintas situaciones.
  • Para muchas personas supervivientes de violencia sexual, es un paso enorme hablar de sus propias experiencias, superando el estigma aún asociado a la violación, la humillación o las amenazas en público. Su valentía no debe subestimarse.
  • Considera las oportunidades que surjan para concienciar sobre la diversidad y la inclusión y resaltar las vivencias concretas de cada persona. Por ejemplo, en el caso de las personas transgénero, refugiadas o sin hogar, cómo las situaciones y experiencias pueden ser diferentes para ellas.

Taller de ideación creativa

Si quieres generar ideas con un grupo de personas sobre cómo representar el consentimiento, puedes organizar un taller de ideación creativa. Ver orientaciones en el capítulo 5 de la guía.

Encontrarás más información sobre cómo responder y apoyar a las personas supervivientes de agresiones sexuales en el siguiente artículo de blog.