ESCRIBE POR LOS DERECHOS

Participa en el mayor acontecimiento de derechos humanos del mundo.

  • Campañas
© Rebecca Hendin

Tus palabras son poderosas

A veces, escribir una carta puede cambiar la vida de otra persona. En esta premisa se basa Escribe por los Derechos, la campaña mundial de envío de cartas de Amnistía. Llevamos realizándola 15 años, y hoy es el mayor acontecimiento de derechos humanos del mundo.

Cada mes de diciembre, simpatizantes de Amnistía de todo el planeta escriben millones de cartas en favor de personas cuyos derechos humanos fundamentales han sido conculcados. Son personas como tú, que continúan una larga tradición de envío de cartas para remediar algunas de las más graves injusticias del mundo.

Y no se trata sólo de cartas: pueden ser peticiones, correos electrónicos, tuits, publicaciones en Facebook, fotografías, tarjetas postales... Sin duda tus palabras pueden cambiar la vida de las personas. Únete.

ACCIONES EN TODO EL MUNDO
1545915

CARTAS, CORREOS ELECTRÓNICOS, PETICIONES Y MÁS

CÓMO FUNCIONA

Activistas de más de 200 países y territorios escriben millones de cartas, correos electrónicos, tuits y peticiones...

... en favor de personas que han sido torturadas, a las que se ha negado refugio o que han sido encerradas por expresar su opinión...

… y presionan a gobiernos, líderes y encargados de tomar decisiones…

… para contribuir al cambio liberando a activistas, condenando a torturadores y cambiando leyes injustas.

Tus palabras hacen que las cosas cambien

¿Por qué tenemos que actuar?

Porque, en un país tras otro, la libertad de las personas —para denunciar las injusticias, para vivir en sus tierras ancestrales, para no ser discriminadas— corre peligro. Nuestras cartas, nuestras palabras, nuestros actos ejercerán presión sobre las autoridades, que se verán obligadas a emprender acciones inmediatas para que quienes cometen abusos y tortura respondan ante la justicia. Y quienes sufren prisión injustamente podrán saborear de nuevo la libertad.

¿A quién escribimos?

Cada año pedimos a nuestros simpatizantes que escriban dos cartas: Una irá dirigida a la persona que tiene la autoridad: puede ser un rey, un presidente, el jefe de la policía de un país... es decir, la persona que tiene en su mano hacer que se produzca el cambio. Y la otra irá dirigida a la persona (o grupo de personas) por cuyos derechos trabajamos, para que sepan que nunca las olvidaremos.

¿Sirve para algo?

¡Sí! Cada año, gracias a las cartas y las acciones, se producen cambios reales. Personas encarceladas injustamente recobran la libertad. Se lleva ante la justicia a torturadores. Y personas encarceladas reciben un trato más humano.

Escribe una carta, cambia una vida.

Ahora escribe tú una carta

Imagina que te han encerrado, solo o sola, y no sabes si a alguien le importa dónde estás. Ahora, imagina que recibes una carta de alguien que no conoces, que dice que cree en ti y en la causa pacífica que defiendes.  Eso es lo que pueden hacer las cartas de verdad: llevar esperanza a personas que se encuentran en las peores situaciones. Y cuando llegan en grandes cantidades, también recuerdan de manera inequívoca a las autoridades y otros agentes que el mundo está mirando.

Esas cartas no sólo brindan un gran consuelo, sino que pueden proteger a las personas. Si quieres prestar tu pluma para esta clase de acción directa, descarga aquí nuestra carpeta de materiales de envío de cartas.

© Amnesty International

© Particular

Mira nuestros vídeos de Escribe por los Derechos

Ver