Creative Commons /Amnesty International

Amnistía presenta una aplicación de videojuegos para facilitar el aprendizaje sobre derechos humanos

En esta edición del Día Internacional de la Educación, Amnistía Internacional ha presentado Rights Arcade, una aplicación de videojuegos que tiene por objeto concienciar a la próxima generación de defensores y defensoras de los derechos humanos sobre la libertad de expresión y la libertad de reunión pacífica, entre otros derechos.

Rights Arcade está concebida para fortalecer el movimiento de derechos humanos mediante la educación orientada a la acción. Este juego mejorará el conocimiento de jugadores y jugadoras sobre los derechos humanos y animará a la gente a actuar en cuestiones relativas a esos derechos.

Una de las principales características de Rights Arcade es el empleo de un enfoque flexible que permite a jugadores y jugadoras aprender, reflexionar y actuar a su propio ritmo mientras se adentra en las historias del juego.

“Este juego se ha concebido con el fin de que todas las personas, especialmente las jóvenes, puedan adquirir conocimientos sobre los derechos humanos de una manera interesante y se animen a hacerlo”, ha manifestado Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

“Las personas jóvenes son fundamentales para fijar la agenda de derechos humanos, actualmente y para el futuro. Llegar a ellas en los espacios que ocupan, o con los que se relacionan habitualmente, es clave para que las nuevas generaciones de activistas puedan luchar por los derechos humanos y protegerlos, y estén capacitadas para hacerlo, ahora y en el futuro.”

Los jugadores/as emprenden un viaje a los derechos humanos a través de las vivencias de tres personas reales: Ahmed Kabir Kishore, un caricaturista acusado injustamente en virtud de la Ley de Seguridad Digital en Bangladesh; Zhang Zhan, una periodista ciudadana condenada a cuatro años de cárcel por informar sobre la COVID-19 en China, y Panusaya Sithijirawattanakul, una activista estudiantil que se enfrenta a más 25 cargos por protestar en Tailandia.

Las historias del juego, que son vivencias ficticias inspiradas en hechos reales, siguen las decisiones que toma la persona que juega.

El jugador o jugadora asume el papel y guía las vivencias de los tres protagonistas, tomando decisiones en función de su propio conocimiento de los derechos humanos y analizando en detalle la aplicación de los conceptos de derechos humanos en la vida cotidiana.

Se podrá acceder en todo el mundo a una colección de tres juegos actualmente disponible en inglés, chino simplificado, tailandés y coreano.

Rights Arcade puede descargarse en dispositivos iOS y Android, y garantiza su accesibilidad en lugares con conexión deficiente a Internet.

Rights Arcade se actualizará periódicamente para facilitar el aprendizaje en más idiomas y con nuevos juegos que se irán ofreciendo en los meses venideros y a lo largo de los próximos años.

  • Pueden seguir aquí el enlace para iOS y el enlace para Android.