Rusia: Abogado contra la corrupción, detenido arbitrariamente sobre la base de una ley represiva sobre reuniones públicas

 

Esta mañana, la policía rusa detuvo arbitrariamente a Aleksandr Golovach, abogado de la Fundación Anticorrupción, por cargos falsos de haber infringido hace meses una represiva ley sobre reuniones públicas. En respuesta a esta detención, Natalia Zviagina, directora de la oficina de Amnistía Internacional en Rusia, ha declarado:

“La detención de Aleksandr Golovach es el ejemplo más reciente de la constante represión que las autoridades rusas ejercen contra los defensores, defensoras y activistas de derechos humanos, e ilustra su disposición a recurrir a cualquier excusa para atacar a quienes se atreven a criticarlas.”

“Este caso revela que la represiva ley rusa sobre reuniones públicas no sólo se está utilizando como herramienta para expulsar las protestas de las calles: también puede utilizarse para detener y recluir arbitrariamente a cualquiera en cualquier momento.”

“La policía ha utilizado la draconiana ley como un falso pretexto para detener a Golovach.”

“Mientras Aleksandr Golovach esté privado de su derecho a la libertad personal, la libertad de expresión y la libertad de reunión pacífica exclusivamente por su activismo contra la corrupción, será un preso de conciencia. Debe ser puesto en libertad de inmediato y sin condiciones.”

Información complementaria

La Fundación Anticorrupción es una ONG creada por el activista antisobornos y líder de la oposición Aleksei Navalny y sus simpatizantes.

La fundación es conocida por publicar informes sobre la presunta riqueza ilegal de altos cargos de la política y la administración rusas. Su personal y sus simpatizantes han sufrido en numerosas ocasiones intimidación, acoso y persecución por parte de las autoridades rusas, en fechas que incluyen marzo de 2017 y septiembre de este año.

Aleksandr Golovach ha sido detenido hoy por violar presuntamente la ley rusa sobre reuniones públicas durante una de las concentraciones organizadas por Aleksei Navalny este mismo año. Él y su compañero Vyacheslav Gimadi, también abogado, ya fueron detenidos brevemente ayer por la tarde por agentes del servicio de seguridad ruso cuando filmaban mansiones en un área acomodada de Moscú como parte de una investigación en curso contra la corrupción. Quedaron en libertad sin cargos tres horas después porque, según los dos abogados, la policía no pudo encontrar una razón legítima para recluirlos.