Irak: La violencia contra manifestantes y periodistas en la región del Kurdistán demuestra un flagrante desprecio por la libertad de expresión

En respuesta a los testimonios presenciales de periodistas y manifestantes sometidos a agresiones físicas y verbales por las fuerzas de seguridad en la región del Kurdistán de Irak, donde desde el domingo vienen produciéndose protestas generalizadas contra la austeridad, Lynn Maalouf, directora de investigación de Amnistía Internacional para Oriente Medio, ha declarado:

“Los testigos que hemos entrevistado, entre los que hay un profesor y un periodista, han descrito escenas de caos en Erbil y Dohuk mientras miembros de fuerzas de seguridad kurdas y particulares armados vestidos de civil hacían uso de la violencia para dispersar protestas pacíficas.

Se ha golpeado e insultado a personas que se manifestaban pacíficamente. Se ha agredido a periodistas que documentaban las protestas con cámaras o teléfonos móviles. Esto es totalmente inaceptable y supone un flagrante intento de reprimir la disidencia.
Lynn Maalouf, directora de investigación de Amnistía Internacional para Oriente Medio

“Las autoridades kurdas, cuya obligación es garantizar que cualquiera puede ejercer su derecho a protestar pacíficamente sin injerencias, deben poner fin de inmediato a las palizas, el hostigamiento y la intimidación de manifestantes y periodistas.”

Información complementaria

El domingo 25 de marzo estallaron protestas en toda la región del Kurdistán iraquí contra las medidas de austeridad y los retrasos y recortes en el pago de los salarios de los funcionarios públicos. Desde entonces, trabajadores y trabajadoras del sector público en enseñanza, atención de la salud y otros ámbitos, así como activistas, se han echado a la calle todos los días en demanda de una actuación del gobierno.

Según informan los medios de comunicación locales, las autoridades de Erbil han atribuido la violencia a personas afiliadas a partidos políticos.