Yemen: Fuerzas armadas leales a los huzis matan a manifestantes pacíficos mientras el país se hunde en el caos

La muerte esta mañana en Taiz de al menos ocho manifestantes pacíficos por disparos de miembros de las Fuerzas de Seguridad Central yemeníes muestra un terrible desprecio por la vida humana mientras el país se hunde en el caos, ha declarado Amnistía Internacional.

Médicos de dos hospitales de la ciudad de Taiz declararon a Amnistía Internacional que desde que comenzaron las protestas contra los huzis el domingo, han ingresado al menos otras 119 personas con lesiones infligidas por las fuerzas de seguridad. La mayoría fueron atendidas por inhalación de gas lacrimógeno y al menos 38 tenían heridas de bala.

“Los derechos humanos en Yemen se precipitan en caída libre cuando hasta la protesta pacífica se convierte en una actividad peligrosa para la vida”,
Said Boumedouha, director adjunto del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Los derechos humanos en Yemen se precipitan en caída libre cuando hasta la protesta pacífica se convierte en una actividad peligrosa para la vida”, afirmó Said Boumedouha, director adjunto del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Los líderes huzis deben refrenar inmediatamente a las fuerzas de seguridad y a los hombres armados que controlan y decirles que no debe emplearse la fuerza contra manifestantes pacíficos. Nadie debería correr el riesgo de morir o sufrir lesiones graves sólo por expresar su oposición a la toma de pueblos y ciudades por los huzis. 

“El fiscal general debe garantizar que estos terribles sucesos se investigan de forma urgente e independiente. Los responsables de homicidios ilegítimos o arbitrarios y del uso abusivo de la fuerza deberán responder de ellos ante la justicia en juicios justos.”

Las manifestaciones en Taiz comenzaron a primeras horas del 22 de marzo, cuando cientos de personas se congregaron para protestar contra la toma de facto de Taiz por el grupo armado huzi, que capturó instalaciones clave como el aeropuerto internacional.

La autoridad del gobierno está disputada en Yemen desde enero de 2015, cuando el presidente Abd Rabbuh Mansour al Hadi dimitió por presiones de los huzis, grupo armado que tomó la capital en septiembre de 2014. Al Hadi se trasladó posteriormente a Adén, en el sur del país. Según los informes, las fuerzas huzis se están dirigiendo a Adén.