El alcalde de Moscú debe proteger la libertad de reunión