Personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes

Volver a Qué hacemos

Resumen

Cada día, en todo el mundo, hay personas que deben tomar la decisión más difícil de su vida: abandonar su país en busca de una vida mejor y más segura.

Son muchos los motivos para tomar esa decisión. Muchas personas dejan sus hogares para conseguir empleo o poder estudiar. A estas personas normalmente se las denomina migrantes. Otras se ven obligadas a huir de violaciones de derechos humanos, como tortura y persecución, debido a conflictos armados u otro tipo de crisis. O puede que se las persiga por el mero hecho de ser quienes son o por lo que hacen —por ejemplo, por su etnia, religión, sexualidad u opiniones políticas—. A este grupo de personas normalmente las llamamos refugiadas o solicitantes de asilo.

Su viaje puede estar lleno de peligros y temores. A algunas las detienen las autoridades en cuanto llegan a otro país. Muchas hacen frente diariamente al racismo, la xenofobia y la discriminación y corren peligro de ser víctimas de trata y explotación de personas.

Otras terminan sintiéndose solas o aisladas al perder las redes de apoyo —su comunidad, familia y amistades— que la mayoría de nosotros damos por sentadas.

Sarah, de seis años, fotografiada en la isla griega de Quíos el 28 de noviembre de 2016. Se sabe las capitales de casi todos los países del mundo. Sarah y su familia huyeron de los bombardeos en Homs, su ciudad natal. Según explicaron a Amnistía Internacional, al intentar cruzar la frontera entre Siria y Turquía, la policía turca les disparó.

Definiciones: ¿Qué es exactamente una persona refugiada, una persona solicitante de asilo y una persona migrante?

¿Qué es una persona refugiada?

Una persona refugiada es alguien que ha tenido que huir de su propio país porque allí corre peligro de sufrir violaciones graves de derechos humanos. Como su gobierno no puede brindarle protección o no está dispuesto a hacerlo, se ve obligada a solicitar protección internacional. Hoy día hay en el mundo más de 21 millones de personas refugiadas, la mayoría de las cuales —el 86%— viven en regiones en desarrollo.

¿Qué es una persona solicitante de asilo?

Una persona solicitante de asilo es alguien que busca protección internacional en el extranjero pero que todavía no ha sido reconocida como persona refugiada.

¿Qué es una persona migrante?

Las personas migrantes se desplazan de un país a otro, generalmente para buscar trabajo, pero también pueden tener otras razones, como reunirse con su familia o escapar de desastres naturales. Algunas lo hacen voluntariamente, pero otras se ven obligadas a marcharse a causa de la pobreza u otros problemas graves. Las personas que migran pueden hacerlo de manera “regular”, es decir, con permiso legal para vivir en el país al que van, o de manera “irregular”, lo que significa que todavía no tienen ese permiso. Cualquiera que sea su condición, todas las personas migrantes tienen derecho a que se protejan sus derechos humanos.

Activistas de Amnistía Internacional Francia muestran que las personas refugiadas son bienvenidas. Plaza de la República, París, octubre de 2016.

¿Qué pide Amnistía Internacional?

Durante decenios, Amnistía Internacional ha defendido los derechos humanos de las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes. Trabajamos para asegurarnos de que los gobiernos asumen su responsabilidad de proteger sus derechos y condenan cualquier política o práctica que los socave.

Por ejemplo, trabajamos para asegurarnos de que los países no externalizan sus controles fronterizos, algo que, básicamente, consiste en pagar a otro país para que evite que las personas lleguen a sus fronteras. Otro posible problema es que los gobiernos no tramiten debidamente las solicitudes de asilo y dejen a quienes lo solicitan en el limbo, en algunos casos incluso detenidas, durante años. También queremos asegurarnos de que las personas migrantes gozan de protección frente a la explotación y los abusos de las personas que las emplean o de traficantes.

Personas refugiadas

En estos momentos, nuestra campaña Te doy la bienvenida pide a los gobiernos en todo el mundo que reciban a las personas refugiadas que les corresponde. Con voluntad política suficiente, nuestros dirigentes pueden proteger a las personas que huyen de los conflictos y la persecución mediante una solución conocida como reasentamiento. También pedimos otras vías seguras y legales para que las personas refugiadas puedan iniciar una nueva vida, tales como la reagrupación de familias separadas, el patrocinio de familias refugiadas por parte de grupos comunitarios para que se trasladen a sus países y ofrecimiento de visados de estudio o de trabajo por parte de universidades y empresas como forma de empezar una nueva vida.

Los gobiernos nunca deben obligar a nadie a regresar a un país en el que corre peligro de sufrir abusos contra los derechos humanos. En lugar de ello, se debe ofrecer a las personas refugiadas un lugar seguro donde vivir, oportunidades para trabajary acceso a educación y servicios de salud.

Como cualquier otra persona, las personas refugiadas no deberían sufrir discriminación. Deberían poder circular libremente y mantener sus documentos de identidad y viaje propios.

Solicitantes de asilo

Solicitar asilo es un derecho humano, lo que significa que se debe permitir a cualquier persona entrar en otro país para solicitar asilo. El procedimiento de asilo debe ser justo y eficaz y debe dar acceso a la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) a las personas que lo necesiten o lo deseen.

Cualquier persona expuesta a que la envíen a otro país debe recibir un trato justo y digno. El principio legal de no devolución (non-refoulement) significa que no se debe obligar a nadie a volver a un país donde su vida o su bienestar corran peligro.

Personas migrantes

Al igual que con las personas refugiadas y solicitantes de asilo, los gobiernos deben proteger a las personas migrantes de la violencia racista y xenófoba, la explotación y el trabajo forzoso. Nunca se debe detener o devolver a una persona migrante sin razones legítimas ni deben ser discriminadas.

¿Qué dice el derecho?

Con independencia de cómo y por qué llegan a un país, el derecho internacional protege los derechos de las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo. Tienen los mismos derechos que lcualquier otro ser humano, además de unas protecciones especiales, entre otras:

Cifras básicas

244 mill.

personas que viven hoy fuera del país donde nacieron, frente a 152 millones en 1990

65,3 mill.

personas que se han visto obligadas a desplazarse a causa de conflictos, persecución o desastres naturales

21,3 mill.

personas que habían cruzado alguna frontera como refugiadas al finalizar 2015

5

países de África subsahariana que se encuentran entre los que acogen el mayor número de población refugiada en el mundo

INVOLÚCRATE

Ayúdanos a proteger los derechos de las personas refugiadas

Únete a Amnistía Internacional