Cambio climático, COP28 ©Photo by Giuseppe Cacace/AFP via Getty Images

Clima: Emiratos Árabes Unidos sitúa al director de su empresa petrolera al frente de la COP28 y amenaza con intensificar el caos climático

En respuesta al nombramiento de Sultan al Jaber, director ejecutivo de ADNOC —empresa petrolera nacional de Emiratos Árabes Unidos (EAU)—, como presidente designado de la conferencia sobre el clima COP28 que se celebrará en Dubái a finales de este año, Chiara Liguori, asesora de política sobre cambio climático de Amnistía Internacional, ha declarado lo siguiente:

“El nombramiento de Sultan al Jaber transmite un mensaje inadecuado a las personas más afectadas por el cambio climático. Además, es una desafortunada elección para todas aquellas personas que esperan que en la COP28 se hagan grandes progresos para reducir las emisiones de carbono y proporcionar justicia climática”.

El nombramiento del director de la empresa petrolera nacional intensificará los temores de que EAU utilice su presidencia de la COP28 para fomentar los intereses de los combustibles fósiles.

Chiara Liguori, asesora de política sobre cambio climático de Amnistía Internacional

“El hecho de que EAU sea un importante productor de petróleo no es un buen presagio para los resultados de la COP28 y el nombramiento del director de la empresa petrolera nacional intensificará los temores de que EAU utilice su presidencia de la COP28 para fomentar los intereses de los combustibles fósiles”.

“Aún estamos a tiempo de rectificar la situación. Sultan al Jaber debería dimitir de su cargo en la empresa petrolera estatal y el equipo directivo de la COP28 en EAU debería incluir en sus prioridades para la conferencia la eliminación progresiva de los combustibles fósiles”.

“En la COP27 de noviembre, las demandas de un número creciente de gobiernos y grupos de la sociedad civil acerca de la necesidad de eliminar sin dilación todos los combustibles fósiles no lograron imponerse frente al poderoso grupo de presión de dichos combustibles —que contaba con más de 630 representantes en la reunión—, la oposición radical de los Estados productores de petróleo y la ambigua postura de otros países”.

“Vistos los últimos estudios, que reflejan que las temperaturas aumentan a un ritmo sin precedentes y que las concentraciones de gases de efecto invernadero están en máximos históricos, es más urgente que nunca lograr avances significativos en la lucha contra el cambio climático”.