Tayikistán: La liberación de un periodista independiente, una rara victoria para la libertad de expresión

En respuesta a la noticia de que un tribunal de Tayikistán ha puesto en libertad al periodista independiente y preso de conciencia Khayrullo Mirsaidov, quien ha pasado más de ocho meses entre rejas por denunciar la corrupción gubernamental, Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central, ha declarado:

“La liberación de Khayrullo Mirsaidov es una buena noticia, pero nunca debió haber sido acusado. Seguiremos pidiendo a las autoridades tayikas que anulen de inmediato la declaración de culpabilidad de Khayrullo y que lleven a cabo una investigación exhaustiva, imparcial e independiente sobre sus denuncias de corrupción gubernamental.”

Seguiremos pidiendo a las autoridades tayikas que anulen de inmediato la declaración de culpabilidad de Khayrullo y que lleven a cabo una investigación exhaustiva, imparcial e independiente sobre sus denuncias de corrupción gubernamental.
Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central

Información complementaria

El periodista y humorista Khayrullo Mirsaidov fue detenido el 5 de diciembre de 2017 en Khudzhand, la principal ciudad de la región de Soghd, en el norte de Tayikistán, por cargos de “malversación o apropiación indebida de fondos estatales”, “falsificación de documentos”, “realización deliberada de acusaciones falsas” e “incitación
a la enemistad nacional, racial, regional o religiosa”. Este último cargo fue desestimado después por falta de pruebas.

Amnistía Internacional tiene razones para creer que la admisión que Khayrullo Mirsaidov hizo de los cargos de malversación y falsificación de documentos fue hecha bajo presión.

Durante el juicio, Khayrullo mantuvo que su detención y su juicio eran una represalia por sus críticas a las autoridades locales de Khudzhand. En noviembre de 2017 escribió una carta abierta al presidente y al fiscal general de Tayikistán, así como al presidente de la región de Soghd, en la que formuló acusaciones de corrupción contra autoridades locales de Khudzhand.

El 11 de julio de 2018, Khayrullo Mirsaidov fue declarado culpable de malversación, uso indebido de fondos estatales y realización de acusaciones falsas. Un tribunal del norte de Tayikistán lo condenó a 12 años de prisión y lo multó con 124.000 somonis (13.500 dólares estadounidenses) por presuntos daños contra el Estado.

El 22 de agosto, el Tribunal Regional de Soghd revisó el caso de Khayrullo en apelación y sustituyó su pena de prisión por una multa de 80.000 somonis (8.500 dólares estadounidenses) en virtud de los artículos 245 y 340 del Código Penal; además, lo condenó a un año de servicios comunitarios en virtud del artículo 346.