Nigeria: Shell debe sumarse al compromiso del gobierno de limpiar los vertidos de petróleo

Shell debe sumarse al nuevo compromiso del gobierno nigeriano de solucionar el problema de la contaminación por petróleo del delta del Níger, mejorando radicalmente sus métodos de limpieza de los vertidos, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

La organización acoge con satisfacción que el presidente Muhammadu Buhari anunciara el pasado miércoles un fondo fiduciario para pagar la limpieza de la región Ogoni, en el delta del Níger, pero cree que los efectos de la medida serán limitados si no se revisan completamente los ineficaces métodos de limpieza de Shell.

“Es escandaloso que Shell –que quiere ahora que el mundo confíe en ella para perforar en el Ártico– no haya seguido debidamente el consejo de los expertos de la ONU sobre la repuesta a los vertidos de petróleo después de tanto tiempo”, ha afirmado Mark Dummett, investigador de Amnistía Internacional sobre empresas y derechos humanos, que acaba de regresar del delta del Níger.

Es escandaloso que Shell –que quiere ahora que el mundo confíe en ella para perforar en el Ártico– no haya seguido debidamente el consejo de los expertos de la ONU sobre la repuesta a los vertidos de petróleo después de tanto tiempo.
Mark Dummett, investigador de Amnistía Internacional sobre empresas y derechos humanos, que acaba de regresar del delta del Níger

“La iniciativa del presidente Buhari fracasará y el pueblo ogoni continuará sufriendo mientras Shell no modifique de modo significativo el enfoque que aplica a la limpieza de los vertidos de petróleo.”

La constitución del fondo fiduciario fue una recomendación clave del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que publicó un estudio sobre la contaminación por petróleo de la región ogoni hace cuatro años. En su estudio, el PNUMA pidió también que se revisaran completamente y con urgencia los procedimientos de limpieza de Shell, especialmente la metodología y la excesiva tardanza en responder a vertidos.

Pero delegados de Amnistía Internacional que han examinado este mes lugares afectados por vertidos han encontrado petróleo en el suelo y los cauces de agua cercanos en zonas descontaminadas hace poco, según se ha informado, por contratistas de Shell.

El fondo estará supervisado por representantes del pueblo ogoni, Naciones Unidas, las empresas petroleras con actividades en Nigeria y el propio gobierno. Según el gobierno, los "depositarios" harán un ingreso inicial al fondo de 10 millones de dólares estadounidenses, pero no se sabe bien quienes serán.

La suma de 10 millones de dólares es muy inferior a los 1.000 millones que el PNUMA dijo que se debían aportar al fondo para cubrir los 5 primeros años de una labor de limpieza que podría durar hasta 30. En el estudio del PNUMA se recomendó que fueran la industria del petróleo y el gobierno los que hicieran las aportaciones.

“La región Ogoni está devastada por años de vertidos de petróleo, y las operaciones de limpieza de Shell han sido totalmente ineficaces”, ha señalado Mark Dummett.

“En 2011, el PNUMA puso de relieve numerosos problemas relativos al modo en que Shell limpiaba los emplazamientos de producción de petróleo. Hemos visitado múltiples emplazamientos y hemos encontrado contaminación por todo alrededor. A juzgar por lo que se ve, apenas ha cambiado nada desde entonces.”

Información complementaria
El gobierno dijo el miércoles en una declaración de prensa que el presidente Buhari había “aprobado varias medidas para acelerar la aplicación durante tanto tiempo demorada" del informe del PNUMA, entre ellas el establecimiento del fondo.

La constitución del fondo era una demanda clave de las organizaciones nigerianas e internacionales, incluida Amnistía Internacional, que escribieron una carta conjunta al presidente Buhari para pedir que se tomar tal medida el 4 de agosto de 2015, cuatro años después de la publicación del informe del PNUMA. https://www.amnesty.org/download/.../AFR4422192015ENGLISH.PDF

Shell fue obligada a salir de la región Ogoni en 1993, pero sus oleoductos continúan en ella, por lo que es responsable de la fugas que tengan.

La región Ogoni es sólo una de las partes del delta del Níger afectadas por la contaminación por petróleo. Royal Dutch Shell y la multinacional y gigante de petróleo italiana ENI han admitido más de 550 vertidos de petróleo que se produjeron en el delta del Níger el año pasado, según un análisis que ha hecho Amnistía Internacional de las cifras más recientes de estas empresas. En cambio, en toda Europa hubo sólo 10 vertidos al año entre 1971 y 2011.