• NOTICIAS

Cuatro tanzanos condenados a muerte por el homicidio de un hombre albino

Amnistía Internacional ve con satisfacción los esfuerzos del gobierno tanzano por llevar ante la justicia a los responsables del homicidio de un hombre albino.

Sin embargo, la organización ha deplorado el hecho de que el lunes 3 de noviembre cuatro personas fuesen condenadas a muerte por ahorcamiento en relación con el homicidio. Amnistía Internacional se opone al uso de la pena de muerte en todos los casos.

La organización también ha instado a las autoridades a incrementar sus esfuerzos para proteger a las personas albinas frente a esos homicidios.

Según los informes, más de 20 personas albinas murieron en 2009 víctimas de homicidio, lo que eleva a más de 50 la cifra total de personas albinas víctimas de homicidio en los dos últimos años.

Muy pocos autores de homicidios y mutilaciones de personas albinas han comparecido ante la justicia.

"Aunque vemos con satisfacción el enjuiciamiento de los sospechosos de participar en el homicidio y mutilación de personas albinas, la pena de muerte no es la solución a estos crímenes y prácticas atroces”, ha afirmado Godfrey Odongo, investigador de Amnistía Internacional con base en Kampala, Uganda.

El homicidio y la mutilación de personas albinas por motivos de discriminación obedecen a la creencia compartida por algunas personas en Tanzania y en otros países de que las partes del cuerpo de un albino pueden emplearse en hechizos para hacer rica a la gente.

"El gobierno tanzano debe hacer más para proteger a las personas albinas frente a estos homicidios, pero no debe recurrir a la pena de muerte”, ha afirmado Godfrey Odongo.

"Las investigaciones policiales avanzan con extremada lentitud y el esfuerzo general del gobierno para impedir los homicidios es inadecuado. Los responsables deben comparecer ante la justicia, pero de una forma que respete los derechos de todos los ciudadanos tanzanos. Aplicar la pena de muerte a los autores de los homicidios sólo agrava el problema, ya que de ese modo el gobierno envía el mensaje de que la vida humana es algo de lo que se puede prescindir.”

Aunque se ha detenido a decenas de personas sospechosas de estar implicadas en el asesinato y mutilación de personas albinas, hasta ahora sólo dos casos han terminado en sentencias judiciales. Uno de ellos es el que se resolvió el lunes 3 de noviembre y el otro es el de tres hombres que fueron declarados culpables y condenados a muerte en septiembre.

"Las autoridades tienen el deber indudable de ocuparse de las personas albinas y de proteger a toda la población frente a la violencia”, ha afirmado Godfrey Odongo.

"El mejor modo de cumplir con este deber es garantizando que el sistema judicial hace rendir cuentas a los que cometen actos violentos. Sin embargo, no deben imponerse castigos que equivalgan a tratos crueles, inhumanos o degradantes, como la pena de muerte, que constituye una violación del más fundamental de todos los derechos humanos: el derecho a la vida."