¿Qué significa ser desigual?

De Shiromi Pinto London,

En el marco del Día de Acción Bloguera (Blog Action Day) de este año, analizamos cómo la desigualdad conduce a los abusos que Amnistía Internacional intenta combatir a diario.

En El Salvador se espera que las mujeres y niñas consideren que ser madre o esposa se antepone a todo lo demás. © Amnesty International

La desigualdad. Una realidad que todos nos encontramos y entendemos en algún momento de nuestra vida.

Algunos empezamos a entenderla a través de un juego de niños. Yo soy el rey de la montaña y vosotros unos tunantes. Un simple juego que cimenta las relaciones de poder. Refuerza la desigualdad y las asociaciones que establecemos al hablar de ello: rey=rico=poderoso; bribón=pobre=indefenso (¿Has reparado en que la persona poderosa además es un hombre? Más adelante hablaremos de eso.)

Entra en la vida real, donde la desigualdad ya no es un juego, sino un hecho de nuestra vida cotidiana. Si eres mujer, la desigualdad está presente desde el mismo momento en que naces. ¿Por qué? Porque los estereotipos de género basados en actitudes discriminatorias están por todas partes. Desde el trivial “es niña, debe vestir de rosa” al desgarrador “es niña, no sirve para nada”.

Mi cuerpo mis derechos

Esta discriminación de las mujeres y las niñas sustenta e impulsa la última campaña global de Amnistía Internacional Mi cuerpo mis derechos. Desde marzo de este año estamos llamando la atención del mundo sobre las desigualdades que impiden a las personas reclamar y ejercer sus derechos sexuales y reproductivos.

En estos momentos ponemos el foco en El Salvador, donde la prohibición total del aborto está matando a mujeres y niñas, y donde es frecuente que las mujeres que sufren un aborto espontáneo sean acusadas de interrumpir intencionadamente su embarazo y encarceladas hasta 50 años por el cargo de homicidio agravado.

Cada año, esta prohibición priva de sus derechos humanos a miles de mujeres y niñas en El Salvador. Da igual si tienen 10 años de edad y están embarazadas porque han sufrido una violación, o si el embarazo comporta riesgo para su vida. En El Salvador, el aborto es siempre delito.

Una sociedad dominada por hombres

No es casualidad que todo eso suceda en el contexto de una sociedad donde los hombres acaparan los puestos de poder.

El nivel educativo de las mujeres y niñas es inferior, sus índices de abandono de los estudios secundarios son superiores y la tasa de analfabetismo femenino duplica la masculina. Según una encuesta realizada por el gobierno en 2008, casi la mitad de las mujeres salvadoreñas que habían mantenido una relación informaron de que su pareja las había sometido a violencia. De ellas, el 10 por ciento afirmó que había sufrido violencia sexual.

En El Salvador se espera que mujeres y niñas vivan conforme a los valores tradicionales. Para ellas, la expectativa de ser esposa y madre debe tener prioridad sobre todo lo demás. La prohibición total del aborto refuerza estos estereotipos. Y también la desigualdad. Las mujeres más perjudicadas por la prohibición total del aborto en El Salvador son las jóvenes y las que viven en la pobreza, según la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, organización local de defensa de los derechos de las mujeres.

Así lo cuenta Cristina, salvadoreña condenada a 30 años de cárcel tras sufrir un aborto espontáneo: “Claro, si yo hubiera sido la hija de un político, a mí no me pasa esto [...]. Para comenzar, nunca hubiera ido a un hospital público, porque como ellas tienen dinero van y se pueden meter a un privado. Yo como soy pobre, ¿a dónde voy a ir a parar? Donde van todas, pues. [Las autoridades] van violando los derechos de las personas, y más aún de las mujeres [...]. Hay que enfatizar este tema, que la problemática es la desigualdad de las mujeres”.

Ayúdanos a erradicar las desigualdades en El Salvador que impiden a mujeres y niñas decidir cómo vivir su vida. Firma hoy nuestra petición por la despenalización del aborto en El Salvador.

¡Bloguea!

El 16 de octubre es el Día de Acción Bloguera, jornada mundial para blogueros y activistas. Este año el tema es la desigualdad; esperamos que este post os aporte elementos de reflexión para escribir vosotros mismos sobre estos asuntos, y que nos ayudéis a promover la petición. Descubre cómo puedes participar.