'Tienes que ser valiente. Tienes que ser resuelto. No tienes que tener miedo de hablar sobre la sexualidad'

De Melissa Bryant London,

Amnistía Internacional Mali ha tratado con el complicado y espinoso tema de los derechos sexuales y reproductivos utilizando la educación en derechos humanos para capacitar a los jóvenes para que creen espacios cómodos en los que debatir sobre temas tabú con sus compañeros, con el objetivo no solo de hablar, sino de crear música y canciones.

El reto

Para Amnistía Internacional Mali estaba el reto de organizar un evento sobre los derechos sexuales y reproductivos ya que descubrieron que muchos colegios con los que trabajan habían ignorado el tema.

Sin embargo, el equipo estaba determinado a iniciar un diálogo sobre el tema y realizó un taller “Exprésate” el 4 de marzo de 2014 en Bamako. Quince activistas de asociaciones de jóvenes de toda la capital participaron en la actividad de educación en derechos humanos, la cual lanzaron con la campaña Mi Cuerpo, Mis Derechos y que diseñaron para que los jóvenes debatan de forma abierta los derechos sexuales y reproductivos.

‘¡Sed valientes!¡ Sed resueltos!’

Hamane Toure, el coordinador de educación en derechos humanos en Amnistía Mali, enfatizó la importancia de capacitar a los jóvenes para que se expresen. “los jóvenes están deseando escuchar, si les das el espacio y la oportunidad para compartir sus opiniones. Tienes que ser valiente. Tienes que ser resuelto. No tienes que tener miedo de hablar sobre la sexualidad.”

Dos coordinadores dinámicos jóvenes lideraron el taller y el consiguiente debate que se centró en las sexualidad y los derechos humanos, así como en los nexos entre la violación y el aborto, y la pobreza y el desarrollo.

Jóvenes participando en la actividad de educación en derechos humanos “Exprésate” en Bamako muestran sus pósters originales durante el taller.©Amnistía Internacional

Los facilitadores crearon un espacio seguro y cómodo en el que los jóvenes se pudieron sentar unos con otros e intercambiar de forma libre sus opiniones y experiencias personales sobre el tema, lo que llevó a un animado debate.

Según los organizadores, la influencia de las perspectivas tradicionales fue evidente al inicio de la sesión. Los participantes debatieron sobre cómo las normas culturales representaban a la mujer como dulce y gentil, mientras que los hombres habían de ser fuertes y duros. Sin embargo, al final, las ideas sobre los roles de género había cambiado ya que los jóvenes llegaron a comprender la importancia de los derechos sexuales y reproductivos.

Fanta, uno de los líderes juveniles que participaron, afirmó que había aprendido que “mi cuerpo me pertenece, nadie tiene derechos ha decidir por mí. Tengo que disfrutar mis derechos sexuales y reproductivos. Puedo decidir con quién me quiero casar, cuántos hijos quiero, si es que quiero tener alguno. Esto me ha hecho feliz porque previamente no sabía que tuviese estos derechos”.

Hamounata, otro joven activista, expresó una opinión similar. “En Mali, el tema de los derechos sexuales y reproductivos es un tema tabú. Pensábamos que solo los hombres podían decidir cuántos hijos tener y qué sueños podían tener las mujeres. Ahora me dio cuenta de que las mujeres también tienen derecho de elegir, pueden elegir si quieren casarse y cuándo.”

Jóvenes participando en la actividad de educación en derechos humanos “Exprésate” en Bamako forman una cadena humana en forma de corazón en el Tour d’Afrique. ©Amnistía Internacional

Yo Amo Mi Cuerpo, Mis Derechos 

El joven músico Aly Traoré compuso una canción para la ocasión titulada “Mi Cuerpo, mis derechos”. La canción honraba a las valientes mujeres y chicas y urgía los padres a que enviasen a sus hijas al colegio, más que presionarlas para que se casaran pronto.

 Los jóvenes activistas también crearon numerosos pósters llamativos con mensajes positivos sobre la elección y la libertad. Pero el clímax del evento llegó más tarde ese mismo día cuando los jóvenes formaron una cadena humana en forma de corazón en el Tour d’Afrique, un cruce concurrido.

Utilizando su creatividad, los jóvenes fueron capaces de mostrar la importancia de los derechos sexuales y reproductivos de forma innovadora. Mohamed afirmó “nosotros ahora tenemos la capacidad de entrenar a otros. a cambio, hemos de ayudar a los que tienen poco conocimientos sobre los derechos sexuales y reproductivos”.

Se organizarán más talleres durante la campaña de dos años, manteniendo el objetivo general de preparar a los jóvenes para que se conviertan en educadores de compañeros sobre los derechos sexuales y reproductivos.

Amnistía Internacional lanzó la campaña Mi Cuerpo, Mis Derechos en marzo de 2014 la cual pretende empoderar a los individuos para que realicen elecciones informadas sobre su sexualidad y reproducción y para ejercitar sus derechos sexuales y reproductivos de forma libre.

“¡Exprésate!” es una actividad de educación en derechos humanos para el compromiso de los jóvenes que pretende iniciar una conversación y capacitar a los jóvenes para que tomen acciones significativas para la campaña Mi Cuerpo, Mis Derechos y convertirse en líderes de la campaña.

https://campaigns.amnesty.org/campaigns/my-body-my-rights

Las actividades de educación en derechos humanos de la campaña Mi Cuerpo, Mis Derechos pretender involucrar a los jóvenes para:

Aumentar su comprensión sobre los derechos sexuales y reproductivos, cómo afectan sus vidas y por qué son importantes.

Tener sus voces y opiniones enfatizadas en el lanzamiento global de la campaña.

Iniciar o continuar su involucración en la campaña Mi Cuerpo, Mis Derechos y el trabajo de los derechos sexuales y reproductivos de Amnistía Internacional.

Desarrollar sus habilidades para facilitar la educación en derechos humanos y el activismo con otros jóvenes.

Suscríbete al blog de Educación en Derechos Humanos

 

 

Foto de encabezado: Jóvenes participando en la actividad de educación en derechos humanos “Exprésate” en Bamako y mostrando los mensajes con la campaña Mi Cuerpo, Mis Derechos. ©Amnistía Internacional