Myanmar: Líder estudiantil por fin libre

¡Buenas noticias! Phyoe Phyoe Aung, detenida en Myanmar tras ayudar a organizar unas protestas estudiantiles en su mayoría pacíficas, ha sido puesta en libertad por fin, más de un año después.

Simpatizantes de Amnistía de todo el mundo enviaron más de 394.000 cartas, correos electrónicos, tuits y otros mensajes a Phyoe Phyoe Aung durante Escribe por los Derechos, nuestra maratón global de envío de cartas.

Phyoe Phyoe Aung ante el tribunal, en mayo de 2015. © Particular

La buena noticia llegó después de que el nuevo gobierno de Myanmar anunciara que trataría de poner en libertad lo antes posible a todos los presos de conciencia. Posteriormente un tribunal retiró los cargos formulados contra Phyoe Phyoe Aung y decenas de estudiantes que participaron en las protestas de marzo de 2015.

Desde la cárcel, Phyoe Phyoe Aung nos había dicho: “Agradezco mucho a todas las personas el apoyo que no prestan a mí y a nuestro movimiento. Recibir cartas me sirve de auténtica inspiración para lo que hacemos. He empezado a darme cuenta de que el mundo nos mira y nos anima; no estamos solos.”

Phyoe Phyoe Aung (centro) durante una protesta contra la Ley Nacional de Educación en noviembre de 2014. © Particular

La líder estudiantil Phyoe Phyoe Aung había ayudado a organizar una serie de marchas contra una nueva ley en Myanmar, que según los estudiantes limitaba la libertad académica. En marzo de 2015, cuando los manifestantes se acercaban a Rangún, la mayor ciudad de Myanmar, la policía les impidió el paso, les pegó con sus porras y los detuvo.

Phyoe Phyoe Aung y más de otros 100 activistas estudiantiles fueron acusados de diversos delitos cuestionables. Algunos, como la misma Phyoe Phyoe Aung, podrían haber sido condenados a más de nueve años de cárcel.

Phyoe Phyoe Aung ante el tribunal, en mayo de 2015. © Particular

La excarcelación de Phyoe Phyoe Aung transmite un mensaje alentador sobre el compromiso del nuevo gobierno de poner fin a las detenciones y encarcelamientos políticos en Myanmar. Pero aún queda mucho por hacer, y Amnistía Internacional seguirá trabajando por la libertad de todos los presos de conciencia restantes para garantizar que no queda nadie entre rejas.