Brasil
© Amnesty International
  • Información del país

Resumen

Siguió intensificándose la retórica contra los derechos humanos, por lo que aumentó el peligro que corrían los defensores y defensoras de los derechos humanos. Continuó reduciéndose el espacio de actuación de la sociedad civil fomentado por un discurso oficial que estigmatizaba a ONG, periodistas, activistas, defensores y defensoras de los derechos humanos y movimientos sociales. Los obstáculos a la libertad de expresión y los intentos de restringir este derecho afectaban a la labor de quienes se dedicaban al periodismo y trabajaban en los medios de comunicación. Los ataques y homicidios de defensores y defensoras ambientales y de los derechos humanos, miembros de los pueblos indígenas y comunidades quilombolas seguían siendo problemas crónicos. Continuó el desmantelamiento y debilitamiento de las estructuras gubernamentales encargadas de amparar a los pueblos indígenas y el medioambiente, por lo que la protección de los recursos naturales y los territorios ancestrales quedo desatendida. La violencia contra las mujeres aumentó en el marco de las medidas adoptadas para frenar la propagación de la COVID-19. La pandemia reveló la arraigada desigualdad de la sociedad brasileña y afectó de manera desproporcionada a las comunidades que sufrían discriminación. La negación constante de la gravedad de la pandemia de COVID-19 por parte del presidente no hizo más que exacerbar la situación.

Seguir leyendo

Situación de la pena de muerte

Abolicionista sólo para delitos comunes

Retiene la pena de muerte únicamente para delitos graves, como los cometidos en épocas de guerra.

Noticias

Consultas de los medios

Nuestras oficinas

Oficina de Sección

Praça São Salvador, 5-Casa Laranjeiras 22.231-170 Rio de Janeiro

Teléfono

00552131748607

Correo-e

contato@anistia.org.br

Ir al sitio web de la Sección

Secretariado Internacional de Amnistía Internacional

Ver toda la información de contacto