©AFP via Getty Images

Malasia: La decisión de abolir la pena de muerte preceptiva es un “paso positivo” en la dirección correcta

En respuesta al anuncio de que el Gabinete de Malasia ha decidido trabajar para abolir la pena de muerte preceptiva, la directora ejecutiva de Amnistía Internacional Malasia, Katrina Jorene Maliamauv, manifestó:

“Aplaudimos la decisión del gobierno de abolir la pena de muerte preceptiva y dejar la imposición de la pena a discreción de los jueces. Es un paso positivo en la dirección correcta, e instamos al gobierno a que vaya más allá y trabaje por la abolición total de este castigo cruel.”

“El gobierno debe presentar las reformas necesarias en el Parlamento sin demora y establecer una revisión completa de todos los casos en los que se haya impuesto la pena de muerte preceptiva con vistas a conmutarla.”

“Hemos visto y documentado una y otra vez que el uso de la imposición preceptiva de la pena perjudica de forma desproporcionada a los miembros de la sociedad más marginados y vulnerables; que la pena de muerte no tiene por sí sola un efecto disuasorio del delito, y que su uso continuado ha soslayado el trabajo necesario y visionario para lograr una justicia justa y abordar las causas últimas de los problemas.”

“La pena de muerte es también cruel e inhumana, y una violación del derecho a la vida. Pero el anuncio que ha hecho hoy el gobierno muestra que el cambio en materia de derechos humanos es posible, y que la tendencia mundial hacia la abolición es imparable. La decisión de Malasia también debería servir de ejemplo a otros países de la región.”

Información complementaria:

El 10 de junio de 2022, Wan Junaidi Tuanku Jaafar, ministro de Parlamento y Ley del Gabinete del Primer Ministro, afirmó que el gobierno había acordado abolir la pena de muerte preceptiva. El Gabinete tomó esta decisión tras conocer las conclusiones de un informe del Comité Especial de Revisión de Condenas Alternativas a la Pena de Muerte Preceptiva.

Actualmente, en Malasia se castigan con la pena de muerte preceptiva 11 delitos —entre ellos algunos de drogas, que constituyen la mayor parte de los casos de pena de muerte—. La decisión del Consejo de Ministros dejaría la imposición de la pena a discreción de los jueces. Pero, antes de entrar en vigor, las reformas aún tendrían que ser presentadas y aprobadas en el Parlamento.

La decisión del Consejo de Ministros incluye la petición de que se realicen más estudios para elaborar propuestas de penas alternativas para los 11 delitos que acarrean la pena de muerte preceptiva.

Según la respuesta escrita a una pregunta parlamentaria de febrero de 2022, en Malasia hay actualmente 1.341 personas condenadas a muerte, 905 de ellas en casos en que se impuso la pena de muerte preceptiva por tráfico de drogas.

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos los casos sin excepción, con independencia del carácter o las circunstancias del delito, de la culpabilidad, inocencia u otras características de la persona acusada y del método de ejecución empleado por el Estado.