Piotr Rojewski

Polonia / Bielorrusia: Protejan a la población afgana atrapada en la frontera

  • Portavoces que han regresado de visitar la frontera están disponibles para entrevistas

Polonia debe permitir la entrada y prestar ayuda humanitaria a un grupo de 32 personas afganas que llevan dos semanas atrapadas en la frontera de Polonia con Bielorrusia sin comida, agua potable, refugio ni medicamentos tras ser expulsadas sumariamente de Polonia.

Guardias de fronteras polacos y bielorrusos mantienen al grupo atrapado en una pequeña zona en la frontera, mientras ambos países eluden su responsabilidad sobre estos 27 hombres, 4 mujeres y una adolescente de 15 años.

El 24 de agosto, una delegación de Amnistía Internacional visitó Usnarz Górny, donde estas personas llevan 15 días atrapadas. Amnistía Internacional también ha recibido informes según los cuales la guardia de fronteras de Polonia amenazó con ejercer la violencia y empleó la fuerza al expulsar al grupo a Bielorrusia.

“Estas personas huyen de unas circunstancias desesperadas en Afganistán. Rodearlas de guardias de fronteras armados es una cruel respuesta de Polonia a su difícil situación.”

Aleksandra Fertlińska, responsable de campañas de Amnistía Internacional Polonia

No se ha permitido que abogados y trabajadores de la salud accedan a estas personas para ayudarlas con sus solicitudes de asilo. Tampoco se ha permitido el acceso de observadores de derechos humanos al grupo.

Según informes, guardias de fronteras bielorrusos están ayudando a la gente a cruzar a Polonia y Lituania. El 6 de julio, el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, advirtió que no impediría cruzar la frontera.

La semana pasada, el gobierno polaco anunció cambios en dos leyes: una sobre personas extranjeras, y la otra sobre protección a personas extranjeras. Estos cambios jurídicos harán imposible cruzar la frontera irregularmente para poder solicitar asilo en Polonia. El 20 de agosto, el Ministerio del Interior polaco emitió la orden de cerrar sus fronteras a quienes hayan entrado “irregularmente” en el país y obligarlas a abandonar de inmediato el territorio polaco hasta nuevo aviso.

Según la legislación internacional y de la UE sobre personas refugiadas, Polonia tiene la obligación de garantizar la evaluación individual de todas las solicitudes de asilo. Amnistía Internacional pide al gobierno de Polonia que ponga fin a las expulsiones sumarias, anule la reforma jurídica sobre el cierre de fronteras y garantice acceso al territorio a quienes buscan protección.

“Con los años, las violaciones descaradas de los derechos de las personas refugiadas y solicitantes de asilo han proliferado en diversas fronteras de la UE en un contexto de impunidad. Lo cierto es que las expulsiones sumarias y las vallas se han convertido en pilares fundamentales de la política migratoria de muchos países europeos.”

Aleksandra Fertlińska, responsable de campañas de Amnistía Internacional Polonia

“Estas personas están intentando obtener seguridad. La única respuesta adecuada es que Polonia y los demás países de la UE que tienen frontera con Bielorrusia cumplan sus obligaciones internacionales, muestren solidaridad y garanticen acceso al territorio y a los procedimientos de asilo a las personas que buscan protección.”

Si desean más información o concertar una entrevista, pónganse en contacto con:       

Alison Abrahams, [email protected], +32 483 680 812, o [email protected],  +44 20 7413 5566.