Las naciones del G-7 se perjudican a sí mismas al no garantizar el acceso global a las vacunas

Con ocasión de la reunión virtual de los líderes y lideresas del G-7 que el gobierno británico acogerá el viernes 19 de febrero, Amnistía Internacional ha advertido de que no garantizar el acceso global a las vacunas contra la COVID-19 representa una miserable falta de moralidad, que a la larga perjudicará a los países ricos.

Es indignante que estas naciones ricas, que han acaparado ya la mayor parte del suministro de vacunas del mundo, impidan a otras producir más cantidades de estos medicamentos tan necesarios para salvar vidas.
Netsanet Belay, director de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional

“La naciones del G-7 se perjudican a sí mismas al no garantizar la distribución igualitaria de las vacunas contra el coronavirus en todo el mundo”, ha manifestado Netsanet Belay, director de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional.

“Dar dinero al COVAX es una medida positiva, pero insuficiente. Y las propuestas del estilo de compartir un miserable cinco por ciento del suministro de vacunas con los países pobres son, sencillamente, insultantes.

“La promesa de ‘reconstruir mejor’ parece hueca si se tiene en cuenta que las naciones del G-7 son las principales culpables de bloquear la propuesta de la Organización Mundial del Comercio de suspender los derechos de propiedad intelectual durante la pandemia, medida que facilitaría a otros países y empresas la fabricación de vacunas.

“Tampoco ha presionado ningún país del G-7 a los productores de vacunas, a los que han financiado con inmensas sumas de dinero público, para que compartan sus conocimientos y tecnologías por medio de la Organización Mundial de la Salud y permitan así producir más vacunas.

“Es indignante que estas naciones ricas que han acaparado ya la mayor parte del suministro de vacunas del mundo impidan a otras producir más cantidades de estos medicamentos tan necesarios para salvar vidas.

Las naciones del G-7, incluida la Unión Europea, han comprado más de la mitad del suministro mundial de vacunas, a pesar de representar sólo el 13% de la población mundial, y tienen encargadas dosis suficientes para vacunar a sus poblaciones casi tres veces. Hasta la fecha, la mitad de las dosis de vacuna del mundo se han administrado en estos países, mientras que en otros 130 países no se ha administrado aún ninguna.

“Esta actitud es una miserable falta de moralidad que a la larga perjudicará a los países del G-7”, ha afirmado Netsanet Belay.

“Mientras el virus continúe propagándose y mutando en otros lugares, ninguna persona estará segura hasta que todas lo estemos. Pedimos a los líderes y lideresas del G-7 que reconozcan que están en una posición única para cambiar el rumbo de esta pandemia, y hagan todo lo posible para eliminar los obstáculos a la intensificación de la producción global de vacunas.”

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

Los países del G-7, incluida la UE, han comprado más de la mitad (el 51%) del suministro de vacunas del mundo, a pesar de representar sólo el 13% de la población mundial.

Más de la mitad de las dosis de vacuna del mundo se han administrado en estos países, mientras que en más de 130 países no se ha administrado aún ninguna. 

Los países del G-7 han aportado fondos a iniciativas internacionales, como el COVAX, que tienen por objeto proporcionar vacunas al 20% de la población en los países de ingresos bajos, pero han bloqueado otras medidas que permitirían producir mayor cantidad de vacunas.

La siguiente lista es un desglose de la distribución y posición de cada miembro del G-7

  • Canadá se ha asegurado dosis suficientes para vacunar a su población cinco veces. No respalda el Llamamiento a la Acción Solidaria del C-TAP y está bloqueando los avances en la aprobación de una propuesta de exención temporal de los ADPIC en la OMC.
  • Alemania, Francia e Italia son miembros de la UE, y se han asegurado dosis suficientes para vacunar a su población más de dos veces. Ninguna de estas naciones respalda el Llamamiento a la Acción Solidaria del C-TAP, y la UE se opone a la propuesta de exención temporal de los ADPIC en la OMC.
  • Japón se ha asegurado dosis suficientes para vacunar a su población 1,2 veces. No respalda el Llamamiento a la Acción Solidaria del C-TAP y se opone a la propuesta de exención temporal de los ADPIC en la OMC.
  • Reino Unido se ha asegurado dosis suficientes para vacunar a su población más de cuatro veces. No respalda el Llamamiento a la Acción Solidaria del C-TAP y se opone a la propuesta de exención temporal de los ADPIC en la OMC.
  • Estados Unidos se ha asegurado dosis suficientes para vacunar a su población más de tres veces. No respalda el Llamamiento a la Acción Solidaria del C-TAP y se opone a propuesta de exención temporal de los ADPIC en la OMC.

Consúltese aquí más información sobre el C-TAP, iniciativa de la Organización Mundial de la Salud para el establecimiento de un fondo de licencias voluntarias para productos contra COVID-19 que permitiría a otros fabricantes producirlos, y sobre su Llamamiento a la Acción Solidaria para hacer efectivo el acceso mundial equitativo a las tecnologías sanitarias contra la COVID-19 mediante la puesta en común de conocimientos, propiedad intelectual y datos.

Consúltese aquí más información sobre la propuesta de exención de los ADPIC presentada en la OMC.

Todas las cifras están basadas en análisis de datos recabados por la Universidad Duke y abarcan las compras confirmadas y los acuerdos facultativos de ampliación de los ya alcanzados.