Colombia: Secuestro de funcionario de la ONU resalta obstáculos a la implementación territorial de la paz

Amnistía Internacional urge la inmediata liberación del funcionario de Naciones Unidas Harley López, secuestrado en Barranquillita (Guaviare), en el suroriente del país. Su privación ilegal de la libertad, es un llamado de atención para las autoridades colombianas sobre la urgente necesidad de protección que tienen miles de personas en el país, dijo hoy la organización.

Según información de fuentes oficiales y de agencias del Sistema de Naciones Unidas, el funcionario de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, habría sido secuestrado por disidentes del Frente 1 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, el jueves 4 de Mayo.

Es preocupante que este tipo de hechos ocurran en el marco de la implementación en territorio donde se lleva a cabo el Acuerdo de Paz con las FARC.  Amnistía Internacional hace un llamado urgente al Gobierno colombiano, a las FARC y a la Misión de Monitoreo y Verificación de UN, para que demanden la inmediata liberación de Harley López y se pronuncien censurando estos hechos y tomen medidas que garanticen no sólo la liberación del funcionario, sino que prevengan que este tipo de hechos vuelvan a ocurrir.

“Preocupa el silencio del gobierno y de las FARC en relación a este grave incidente y, en general, a la crítica situación de seguridad en el país. Si no se garantizan las condiciones para la implementación territorial del Acuerdo de Paz, los resultados pueden ser devastadores para las comunidades, organizaciones sociales y organismos internacionales que acompañan este proceso.” dijo Erika Guevara-Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional.

“Los secuestros, desplazamientos colectivos, confinamiento de comunidades, homicidios de personas que defienden los derechos humanos que están viviendo numerosas comunidades en Colombia no deben ocultarse bajo la bandera del Acuerdo de Paz.”

Los secuestros, desplazamientos colectivos, confinamiento de comunidades, homicidios de personas que defienden los derechos humanos que están viviendo numerosas comunidades en Colombia no deben ocultarse bajo la bandera del Acuerdo de Paz
Erika Guevara-Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional

Si bien el Acuerdo de Paz puede constituir una oportunidad valiosa para Colombia como lo ratificó el Gobierno Nacional ante la reciente visita del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas al país, la organización advierte con preocupación que en territorio se están recrudeciendo graves violaciones de derechos humanos que afectan a comunidades históricamente victimizadas en el marco del conflicto armado y que pueden poner en jaque la construcción de la paz en Colombia.