México: La liberación de mujeres torturadas para obligarlas a confesar, un rayo de esperanza para muchas otras

La excarcelación de tres mujeres que habían sido violadas y sometidas a otras formas de tortura en 2011 por marinos para obligarlas a “confesar” aporta un rayo de esperanza para cientos de mujeres más que permanecen injustamente encarceladas en todo México. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

Denise Lovato, Korina Urtrera y Wendy Díaz pasaron, cada una de ellas, más de cinco años en prisión. Salieron esta mañana de la cárcel en el estado de Morelos, después de que un juez las absolviera y ordenara su puesta en libertad inmediata.

Denise, Korina y Wendy no deberían haber sido encarceladas, para empezar.
Erika Guevara-Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional

“Denise, Korina y Wendy no deberían haber sido encarceladas, para empezar. Sus estremecedoras historias muestran el trágico estado de los derechos humanos en México, donde las fuerzas de seguridad someten habitualmente a las mujeres a abusos sexuales para obtener sus ‘confesiones’, en un intento de demostrar que están haciendo frente al desenfrenado crimen organizado”, ha manifestado Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Sus estremecedoras historias muestran el trágico estado de los derechos humanos en México, donde las fuerzas de seguridad someten habitualmente a las mujeres a abusos sexuales para obtener sus ‘confesiones’, en un intento de demostrar que están haciendo frente al desenfrenado crimen organizado
Erika Guevara-Rosas.

Las historias de Denise, Korina y Wendy se relataron en una reciente investigación pionera llevada a cabo por Amnistía Internacional sobre el uso de la tortura y otros tipos de violencia sexual contra las mujeres en México.

Las 100 mujeres recluidas en prisiones federales que fueron entrevistadas para el informe contaron que habían sufrido algún tipo de abuso sexual o psicológico durante su arresto e interrogatorio por parte de policías municipales, estatales o federales o por miembros del ejército y la marina. De esas mujeres, 72 afirmaron haber sufrido agresiones sexuales durante su arresto o en las horas posteriores. Treinta y tres afirmaron haber sido violadas.

Los de Denise, Korina y Wendy no son casos aislados de encarcelamiento prolongado después de sufrir violación y tortura. Amnistía Internacional lanzó recientemente una campaña internacional para pedir la liberación de Verónica Razo, madre de dos hijos, que también ha pasado más de cinco años en prisión después de que la Policía Federal la sometiera a 24 horas de tortura para obligarla a “confesar”.

“La excarcelación anoche de estas tres mujeres debería obligar a las autoridades a actuar sobre otros casos como el de Verónica Razo, que merece pasar la Navidad en casa con su familia”, ha manifestado Erika Guevara-Rosas.

“Ahora debería investigarse la tortura infligida a Denise, Korina y Wendy, y los responsables deberían comparecer ante la justicia.”