• NOTICIAS

Tres personas condenadas a muerte han sido liberadas en Nigeria

Lagos, uno de los estados más influyentes de Nigeria, ha dado un paso importante en la abolición de la pena capital al indultar y poner en libertad a tres personas condenadas a muerte. En el mismo estado se han conmutado también las condenas de muerte impuestas a otras 37 personas, entre ellas 29 que cumplirán ahora penas de cadena perpetua.

“Esta noticia supone un avance para los derechos humanos en Lagos”, ha manifestado Aster van Kregten, investigador de Amnistía Internacional sobre Nigeria.

“El gobernador del estado ha acabado con el espectro de la muerte que amenazaba a algunos de sus conciudadanos. Amnistía Internacional acoge positivamente este importante paso en la protección de los derechos humanos y aplaude al gobernador por la determinación que ha mostrado al respecto. Animamos a otros a que sigan su ejemplo.”

“Esperamos también que los dirigentes del estado de Lagos sigan el camino abierto por esta audaz medida, declarando una suspensión de las ejecuciones y aboliendo en última instancia la pena de muerte para todos los delitos. Gracias a su ejemplo, el estado de Lagos tiene ahora la oportunidad de liderar la ruta hacia la abolición de la pena de muerte en Nigeria.”

El gobernador del estado, Babatunde Fashola, señaló que había concedido el indulto por “razones humanitarias”. Agregó que había querido dar a los presos “la oportunidad de cambiar y rehabilitarse en la sociedad”.

Aunque no se ha ejecutado a nadie desde hace más de diez años, en el estado de Lagos se siguen imponiendo condenas de muerte. Está previsto que este año se revise el Código Penal del estado. 

En los últimos años, la pena capital ha sido con frecuencia tema de debate político en Nigeria. Entre 1970 y 1999, bajo los gobiernos militares, se aplicaron más de 2.600 condenas de muerte, impuestas en su mayoría por los tribunales de robo y tenencia ilícita de armas de fuego. El número de ejecuciones de personas condenadas a muerte disminuyó cuando, en mayo de 2009, el régimen militar dio paso a un gobierno civil.

Dos comisiones de expertos creadas por el ex presidente Obasanjo –el Grupo Nacional de Estudio sobre la Pena de Muerte (2004) y la Comisión Presidencial para la Reforma de la Administración de Justicia (2007)– recomendaron una suspensión de las ejecuciones.

En 2008, al menos 40 personas fueron condenadas a muerte en Nigeria y alrededor de 735 estaban pendientes de ser ejecutadas, entre ellas 11 mujeres. En muchos casos no habían tenido un juicio justo.

En la actualidad, 139 países han abolido la pena de muerte en la ley o en la práctica. África es una región en gran medida sin pena de muerte. Se cree que en 2008 sólo se llevaron a cabo ejecuciones en 2 de los 53 Estados miembros de la Unión Africana.