“Siempre serás la luz de mi corazón y la alegría de mi alma”: Tributo de cumpleaños de una madre a su hijo condenado a muerte en Arabia Saudí

De Nasrah al-Ahmed, Ali Nimr’s mum

Hoy, Ali Al Nimr cumple 22 años. Es el tercer cumpleaños que pasa en en el corredor de la muerte de Arabia Saudí. Ali fue detenido a los 17 años tras participar en unas protestas antigubernamentales y ser condenado a muerte tras un juicio flagrantemente injusto basado en “confesiones” que, según asegura, fueron obtenidas mediante tortura. Esto es lo que Nasrah al Ahmed, madre de Ali, desea compartir hoy, con motivo del cumpleaños de su hijo.

...

Recordar el cumpleaños de Ali me llena de emoción.

Por mucho que escriba, jamás podré describir cómo me siento; para una madre es imposible describir estos sentimientos tan contradictorios y entremezclados en una ocasión como esta. Entre la alegría de su cumpleaños y el incomparable dolor que te lacera el alma, anhelo abrazarle y sentir su cálido aliento.

Fue detenido cuando era un adolescente, y ahora ya es un joven. Intento imaginar cómo es. Cada día que pasa, mi añoranza por tenerlo a mi lado aumenta.

El cumpleaños de Ali solía ser el día más feliz del año. A él le encantaba que cayera cerca de la Navidad. Lo celebrábamos juntos en casa con toda la familia. Ahora que Ali no está con nosotros, se ha convertido en el día más difícil del año. Todos le añoramos terriblemente, y soñamos con verle. Nos quitaron a nuestro hijo y, con él, nos robaron la alegría de nuestros ojos y el júbilo de nuestros corazones. Nos dejaron una vida desgarrada entre el miedo a perderlo y la esperanza de volverlo a ver. La idea de su existencia nos rodea como el aire, y lo respiramos. Es como el sol que ilumina nuestros días, que en su ausencia se han marchitado.

Echamos de menos su rostro inocente, alegre, radiante y repleto de esperanza por el futuro.

Echamos de menos sus palabras y la manera en que su sinceridad te llena cuando estás con él.

Echamos de menos su afecto y su corazón, lleno de esperanza y expectativas.

Echamos de menos todo de él.

Su ausencia nos ha agotado, pero su fuerza nos hace resistir. Sin embargo, ¡la realidad es terrible! Hay mil y una barreras entre nosotros, mil y un obstáculos. Queremos derribarlos y estar con él de nuevo: verle, escuchar su voz, y celebrar sus cumpleaños con él.

Recuerdo su primer cumpleaños bajo custodia, cuando aún estaba en un centro de reclusión de menores. Lo celebramos con él allí, con la esperanza de que pronto lo pondrían en libertad. Pero los años han pasado, y él continúa en el corredor de la muerte. En la prisión de Mabahith en Al Hair (la agencia de Investigaciones Generales), donde está ahora recluido, todo está prohibido, hasta una celebración de cumpleaños. De todos los recuerdos que tengo de su cumpleaños, el del año pasado es el más doloroso. Hacia ese mismo día, Ali fue trasladado a una celda individual en el corredor de la muerte de la prisión, lo que convertía su ejecución en más inminente. Se suponía que íbamos a visitarlo en su cumpleaños, pero nuestra visita fue cancelada. Estuve a punto de perderlo, y lo habría perdido de no haber sido por la gracia de Dios.

Detenido a los 17 años —Ali tiene ahora 22—, fue condenado a muerte en un juicio flagrantemente injusto.

[...]

Hablé con Ali hace unos días y me dijo: “No te preocupes, mamá. Mi próximo cumpleaños será mucho más bonito”.

Espero de verdad que tengas razón, Ali. En este día, sólo puedo desearte feliz cumpleaños, hijo mío, y que cumplas muchos más. Siempre serás la luz de mi corazón y la alegría de mi alma.

Aunque siento que la añoranza me mata, Ali, te pido que mantengas, como siempre has mantenido, tu fe en Dios Todopoderoso. Aférrate a la esperanza de que algún día proseguirás tus estudios universitarios. Una vez me dijiste: “Vivo de la esperanza; si se materializa, alabare a Alá por ello. Si no, habré vivido feliz con esa esperanza”. Ali, mi querido hijo, estamos todos muy orgullosos de ti. Nosotros, y toda la gente libre del mundo, estaremos siempre a tu lado.

Por último, a todas las personas que han apoyado a mi hijo, quiero decirles que está vivo y que hoy cumple 22 años gracias a la generosidad y la atención de gente noble como ustedes. Ustedes, al conocer esta injusticia, decidieron apoyarlo, y gracias a eso ha vivido para cumplir un año más. Han dedicado tanto de su tiempo, su activismo y sus esfuerzos, que les estaremos siempre agradecidos, a todos y cada uno de ustedes. Rezo por que el rey Salman indulte a Ali y le permita reunirse con nosotros.

Feliz cumpleaños, Ali.

Tu madre, que te ama, Nasrah

 

Únete a nuestra acción para desear a Ali feliz cumpleaños

Di a Ali y a su familia que piensas en ellos en este día especial. una felicitación de cumpleaños a su madre, Nasrah, @Umbaqer2.

En el cumpleaños de Ali, súmate a activistas en todo el mundo y envía a Ali y a su madre, Nasrah, mensajes de apoyo y fuerza.