Pakistán

© AAMIR QURESHI/AFP/Getty Images
  • Información del país

Resumen

Los grupos armados continuaron perpetrando ataques contra la población civil, incluidos funcionarios públicos, que causaron cientos de víctimas. Las fuerzas de seguridad, especialmente los Rangers paramilitares en Karachi, cometieron violaciones de derechos humanos con una impunidad casi absoluta. Siguió habiendo ejecuciones, a menudo tras juicios injustos. Las minorías religiosas fueron discriminadas por agentes estatales y no estatales. Pese a que en la provincia de Punyab se aprobó una ley para proteger a las mujeres frente a la violencia, siguió habiendo informes de homicidios en nombre del “honor”. Defensores y defensoras de los derechos humanos y profesionales de los medios de comunicación fueron víctimas de amenazas, hostigamiento y abusos por parte de las fuerzas de seguridad y de los grupos armados. Las minorías continuaron discriminadas con respecto a varios derechos económicos y sociales. El acceso a atención a la salud de calidad, especialmente para las mujeres pobres y del medio rural, continuaba siendo limitado.

Más información

Situación de la pena de muerte

Retencionista

Retiene la pena de muerte en la legislación.

Noticias

Consultas de los medios

Responsable de prensa - Asia y Oceanía,+44 (0)203 036 5138

Nuestras oficinas

Secretariado Internacional de Amnistía Internacional

Ver toda la información de contacto