Rita, vestida con un chapan, la chaqueta tradicional que se utiliza en Kirguistán.

Kirguistán: La absolución en el “caso Kempir-Abad” es una victoria para la justicia y los derechos humanos

Ante la absolución de al menos 22 de las personas procesadas en el llamado “caso Kempir-Abad”, Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa del Este y Asia Central, ha declarado:

“La absolución de las personas procesadas en el ‘caso Kempir-Abad’ es una victoria importante para la justicia y los derechos humanos. Los cargos formulados en su contra estaban motivados políticamente, el caso se estuvo marcado por incoherencias y violaciones de procedimiento, y las personas enjuiciadas soportaron largos meses de trato inhumano, incluida la falta de acceso a un tratamiento médico adecuado. En resumen, estas personas nunca debieron haber sido acusadas y juzgadas en primer lugar por el ejercicio pacífico de sus derechos humanos”.

“Nos unimos a la sociedad civil kirguisa, en particular a las defensoras de los derechos humanos que han trabajado arduamente en el caso, para aplaudir esta sentencia justa que esperamos que siente un precedente para la liberación de todas las personas que actualmente se enfrentan a un enjuiciamiento por motivos políticos en Kirguistán”.

Nos unimos a la sociedad civil kirguisa, en particular a las defensoras de los derechos humanos que han trabajado arduamente en el caso, para aplaudir esta sentencia justa.

Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central

“La absolución de hoy confirma el derecho de las personas enjuiciadas a la libertad de expresión. Las autoridades de Kirguistán deben tomar medidas concretas ahora para garantizar que estas personas, así como otros y otras activistas, puedan ejercer libremente sus derechos humanos sin sufrir represalias”.

Rita Karasartova, defensora de los derechos humanos y figura de Escribe por los Derechos 2023 de Amnistía Internacional, dijo a la organización: “No lo esperábamos en absoluto. Lloramos de sorpresa”.

Información complementaria

Los cargos contra las personas procesadas en el “caso Kempir-Abad” estaban motivados políticamente y se basaban en acusaciones infundadas de que estaban planeando disturbios masivos. Este caso ha puesto de relieve los problemas relativos a la imparcialidad procesal y a la represión del derecho a la libertad de expresión en Kirguistán. Antes de la decisión judicial en este caso, Amnistía Internacional había dado a conocer una detallada declaración pública.