(Photo by RYAD KRAMDI/AFP via Getty Images)

Argelia: Pongan fin al procesamiento de activistas que denunciaron tortura de un menor bajo custodia policial

“Las autoridades argelinas deben retirar todos los cargos falsos formulados contra cinco activistas que dieron a conocer el testimonio de tortura, incluida una tentativa de violación, de un menor bajo custodia policial”, ha declarado Amnistía Internacional en la primera vista de su juicio, celebrada hoy.

Los activistas del Hirak Mohamed Tadjadit, Malik Riahi, Noureddine Khimoud, Souheib Debbaghi y Ahmed Tarek Debbaghi, que llevan casi un año en detención en espera de juicio, están enjuiciados por cargos que incluyen “publicar noticias falsas”, “perjudicar la vida privada de un menor al publicar una foto que podría dañarlo” y “difamar a instituciones públicas y a la judicatura”. Su detención se produjo después de que Tadjadit y Debbaghi publicaran en Facebook, en abril de 2021, un vídeo en el que un joven de 15 años llora inconteniblemente y dice que la policía lo había agredido sexualmente.

“Pese a que este vídeo se hizo viral en Argelia y provocó indignación por las denuncias de tortura a un menor, incluida una tentativa de violación, la respuesta de las autoridades argelinas fue silenciar a los mensajeros en lugar de investigar las denuncias”, declaró Amna Guellali, directora regional de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Los cargos formulados contra estos cinco activistas tienen relación con su ejercicio de la libertad de expresión al hacer público el testimonio del joven. Las autoridades argelinas deben retirar de inmediato todos los cargos, poner en libertad a los cinco activistas y cumplir su obligación, en virtud del derecho internacional, de proteger de represalias a víctimas y testigos de tortura y otros malos tratos”.

El vídeo fue grabado por Mohamed Tadjadit y Souheib Debbaghi frente a una comisaría de policía donde el menor estaba detenido tras haber participado en una protesta pacífica.  En el vídeo, el menor llora mientras los dos activistas le preguntan si la policía lo había agredido sexualmente. En un vídeo posterior, el joven confirmó que la policía había intentado violarlo y su madre dice que los había visto pegándole cuando visitó la comisaría para ver a su hijo.

El 4 de abril de 2021, la policía detuvo a Mohamed Tadjadit en un apartamento de Ain Beniane donde estaba con su amigo Malik Riahi. Ambos quedaron bajo custodia policial antes de ser trasladados a prisión.

El 5 de abril de 2021, la policía detuvo a Souheib Debbaghi, Noureddine Khimoud y Tarik Debbaghi cuando se dirigían en un vehículo a Barika (Batna) y los llevaron a Argel (a la comisaría de Cavaignac) por la tarde. Tres días después, un tribunal de Sidi Mhamed, en Argel, ordenó su detención provisional en relación con el vídeo.

Las autoridades argelinas deben retirar de inmediato todos los cargos, poner en libertad a los cinco activistas y cumplir su obligación, en virtud del derecho internacional, de proteger de represalias a víctimas y testigos de tortura y otros malos tratos.

Amna Guellali, Amnistía Internacional

En una conferencia de prensa celebrada el 5 de abril, el fiscal del tribunal de apelación de Argel anunció la apertura de una investigación sobre las denuncias del menor. El 8 de abril, el fiscal del tribunal de apelación de Argel confirmó en una conferencia de prensa que los cinco activistas estaban enjuiciados en relación con la publicación y difusión del vídeo. En esa conferencia, el fiscal desmintió las acusaciones del menor afirmando que era un “drogadicto”, que tenía una “relación sospechosa” con uno de los acusados y haciendo observaciones homófobas sobre los cinco activistas, a los que acusó de explotar al menor con fines políticos. También anunció que las autoridades habían iniciado una investigación sobre los vínculos del joven y de los cinco activistas con el movimiento político Rachad, al que las autoridades acusan de terrorismo. Asimismo, acusó a los cinco de recibir dinero del extranjero para perjudicar la unidad nacional.

En una comunicación al gobierno argelino, dos relatores y una relatora especial de la ONU expresaron “alarma ante las informaciones de violencia policial, incluida sexual, en la persona de un menor” y ante “las declaraciones del fiscal que cuestionan estas denuncias y acusan moralmente al menor, lo que probablemente pone en tela de juicio la imparcialidad de la investigación judicial en curso”.

“Las circunstancias de las detenciones de los activistas, junto con las acusaciones llenas de odio y sin fundamento del fiscal indican que esto es un acto de represalia por la difusión del vídeo”, afirmó Amna Guellali.

El 28 de febrero de 2022, los cinco activistas iniciaron una huelga de hambre para exigir su libertad o el comienzo de su juicio. Mohamed Tadjadit, Malik Riahi y Soheib Debbaghi fueron posteriormente sometidos a puntapiés, bofetones y golpes en la prisión para disuadirlos de continuar con la huelga, según uno de sus abogados, que pidió que no se divulgara su nombre. La administración penitenciaria trasladó después a los cinco hombres de la prisión de Al Harrach a la de Al Bouira, a las 4 de la mañana, sin mostrarles ni a ellos ni a sus abogados una orden de traslado del fiscal y sin notificarlo a sus abogados ni a sus familias. Los cinco dejaron la huelga de hambre en diferentes momentos de la tercera semana de la protesta al ser atendida finalmente su petición de que empezara el juicio y anunciarse una fecha.

Como Estado Parte en la Convención contra la Tortura, Argelia tiene la obligación legal de investigar sin demora e imparcialmente todas las quejas y denuncias de tortura. El Comité de la ONU contra la Tortura, órgano experto encargado de vigilar el cumplimiento de la Convención, ha subrayado que los Estados deben proteger en todo momento de la intimidación y las represalias a las víctimas de tortura, así como a los testigos y a otras personas que intervienen en su favor.

Los cinco activistas están juzgados por los cargos de insultar a un funcionario público, difamar al poder judicial, “publicar noticias falsas”, “corrupción de un menor”, incitación a un menor al libertinaje en aplicación de los artículos 144, 146, 196 bis, 326 y 342 del Código Penal; así como de “perjudicar la vida privada de un menor al publicar una foto que podría dañarlo” y “explotación de un menor mediante la comunicación de asuntos inmorales” en virtud de los artículos 140 y 141 de la ley de protección de menores. También están acusados de posesión de drogas en virtud de la ley 04-18 de 2004 sobre drogas.

Mohamed Tadjadit, apodado “el poeta del Hirak” por sus poemas y discursos durante las concentraciones de este movimiento, había sido condenado con anterioridad a 18 meses de prisión por el cargo de “menoscabar la unidad nacional” por su participación en protestas pacíficas y permaneció varios meses en prisión hasta su excarcelación en enero de 2020. El 16 de marzo de 2022, Malik Riahi fue juzgado en otro procedimiento en relación con el caso del denunciante de irregularidades Mohamed Abdellah, acusado de “mostrar a la opinión pública publicaciones que perjudican el interés nacional”, lo que podría acarrearle tres años de prisión. Su juicio sigue en curso.