Irán: La detención de abogados y activistas de los derechos de las mujeres indica una intensificación del medidas represivas contra la sociedad civil

En los últimos cuatro días, las autoridades iraníes han detenido arbitrariamente a tres abogados de derechos humanos y a una activista de los derechos de las mujeres, como parte de una escalada de su campaña de represión dirigida a anular por completo a la sociedad civil iraní y a crear un ambiente irrespirable de miedo entre quienes defienden los derechos humanos; así lo ha afirmado hoy Amnistía Internacional.

Hoda Amid, abogada de derechos humanos y activista de los derechos de las mujeres, fue detenida en su domicilio el 1 de septiembre, sólo un día después de la detención de los abogados de derechos humanos Payam Derafshan y Farokh Forouzan. Payam y Farokh fueron detenidos el 31 de agosto cuando visitaban el domicilio de otro abogado recientemente detenido, Arash Keykhosravi, en la ciudad de Karaj, al noroeste de Teherán.

También el 1 de septiembre, la activista de los derechos de las mujeres Najmeh Vahedi fue arrestada por la Unidad de Inteligencia de la Guardia Revolucionaria en su casa de Teherán.

Estas últimas detenciones son un intento descarado de acallar a quienes defienden los derechos humanos en Irán”, ha dicho Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

Estas últimas detenciones son un intento descarado de acallar a quienes defienden los derechos humanos en Irán.
Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África

La situación de los derechos humanos en Irán ha alcanzado el nivel de crisis. Las expresiones moderadas de preocupación no son suficientes. Pedimos a la comunidad internacional que exija a las autoridades iraníes la suspensión de los ataques contra defensores y defensoras de los derechos humanos, incluidos abogados de derechos humanos y activistas de los derechos de las mujeres. Debe instar a las autoridades a liberar de inmediato y sin condiciones a las personas detenidas recientemente, y a garantizar que todas las personas detenidas tienen acceso a un abogado de su elección desde el momento del arresto.

La situación de los derechos humanos en Irán ha alcanzado el nivel de crisis. Las expresiones moderadas de preocupación no son suficientes. Pedimos a la comunidad internacional que exija a las autoridades iraníes la suspensión de los ataques contra defensores y defensoras de los derechos humanos, incluidos abogados de derechos humanos y activistas de los derechos de las mujeres.
Philip Luther

“Dado que actualmente mantiene un diálogo con Irán, la Unión Europea (UE) debería estar en primera línea de esos llamamientos.”

No se sabe con certeza si se han presentado cargos contra alguno de los detenidos.

Las detenciones forman parte de una campaña general de represión dirigida contra abogados de derechos humanos y activistas de los derechos de las mujeres, en la que también se detuvo el 13 de junio a uno de los abogados de derechos humanos más prominentes, Nasrin Sotoudeh, que ha defendido a mujeres que protestaban pacíficamente por la obligación de llevar el velo (hiyab), una práctica abusiva, discriminatoria y degradante. Está recluida en la prisión de Evín, en Teherán, acusada de varios delitos contra la seguridad nacional, como “insultar al líder supremo” y “difundir propaganda contra el sistema”.

La detención de abogados de derechos humanos forma parte de las maniobras de las autoridades para impedirles defender a sus clientes, que suelen ser defensores de los derechos humanos o personas condenadas a muerte, incluso por delitos cometidos cuando eran menores de edad.

Hoda Amid había escrito anteriormente sobre una campaña, titulada “lucha para cambiar el rostro masculino del Majlis”, lanzada antes de las elecciones parlamentarias de febrero de 2016 con el objetivo de aumentar la representación de las mujeres en el Parlamento. Ella y Najmeh Vahedi habían trabajado también en el empoderamiento de mujeres y niñas, entre otras cosas enseñándoles a proteger sus derechos en el matrimonio.

Payam Derafshan ejercía como asesor letrado de Arash Keykhosravi, abogado a quien habían detenido las fuerzas de seguridad ante la sede del Parlamento iraní el 18 de agosto junto a otros dos abogados, Ghassem Sholeh Sadi y Masoud Javadieh. Con anterioridad a su arresto, Arash Keykhosravi representaba a la familia del iranocanadiense Kavous Seyed Emami, profesor universitario y activista medioambiental que había muerto en circunstancias sospechosas en la prisión de Evín (Teherán) en febrero de 2018.

Arash Keykhosravi, Ghassem Sholeh Sadi y Masoud Javadieh se habían manifestado pacíficamente ante el Parlamento contra el veto de candidatos a las elecciones y para reclamar unas elecciones libres, justas y transparentes. Masoud Javadieh quedó en libertad bajo fianza al día siguiente, pero Arash Keykhosravi y Ghassem Sholeh Sadi fueron trasladados a la prisión de Fashafouyeh, en el sur de Teherán, y acusados de “reunión y colusión para cometer delitos contra la seguridad nacional”.

Cronología de otras detenciones

Agosto

-- Roya Saghiri fue detenida el 25 de agosto y deberá cumplir 23 meses de prisión por “alteración del orden público”, simplemente por manifestarse de forma pacífica contra la obligación de llevar el hiyab en diciembre de 2017.

Julio

-- Mohammad Najafi, abogado de derechos humanos, fue declarado culpable de “alteración del orden público”, entre otros delitos, por un tribunal penal en Arak (provincia de Markazi) y condenado en total a 3 años de cárcel y 74 latigazos. Su caso está relacionado con unas entrevistas que había concedido a medios de comunicación a principios de 2018, en las que denunciaba la muerte bajo custodia de Vahid Heydari, fallecido en circunstancias sospechosas a principios de enero en la prisión de Arak (provincia de Markazi), y que su cadáver presentaba señales de tortura y otros malos tratos, incluidos cortes y contusiones.

-- Mostafa Tork Hamadani, abogado de derechos humanos, fue citado ante el tribunal y acusado de “difundir propaganda contra el sistema” tras haber criticado al poder judicial por prohibirle ejercer la defensa de activistas medioambientales encarcelados.

-- Mostafa Daneshjoo, abogado de la comunidad derviche gonabadi, minoría religiosa perseguida, fue detenido el 8 de julio, cuando efectivos armados de seguridad irrumpieron con violencia en el domicilio materno en Teherán y lo detuvieron en presencia de su anciana madre, su esposa y su hija de corta edad. Antes de su arresto había defendido a numerosos miembros de esta minoría que sufrían persecución por parte de las autoridades.

-- Farhad Meysami, médico de profesión y defensor de los derechos humanos, fue detenido el 31 de julio y acusado de delitos relacionados con su apoyo a la campaña de mujeres iraníes contra el uso obligado del hiyab. En una medida escandalosa, las autoridades lo acusaron de “difusión de propaganda contra el sistema” y “reunión y colusión para cometer delitos contra la seguridad nacional” por encontrar chapas con el lema “Estoy en contra del uso obligado del hiyab”, También lo acusaron de “insultos a los símbolos sagrados del islam” porque, según las autoridades, había “insultado” al hiyab. Se declaró en huelga de hambre el 1 de agosto como medida de protesta por su detención y por la negativa de las autoridades a permitirle acceso a un abogado de su elección.

Junio

-- La abogada Zeynab Taheri fue detenida el 19 de junio por cargos falsos, como “difundir propaganda contra el sistema”, “publicar mentiras” y “perturbar la opinión pública”. Trabajaba en asuntos delicados relacionados con la seguridad nacional y había hablado sin tapujos sobre el carácter manifiestamente injusto del juicio de su cliente, Mohammad Salas, conductor de autobús sufí que había sido ejecutado días antes de la detención de Zeynab.

-- Nasrin Sotoudeh, destacada abogada de derechos humanos, fue detenida el 13 de junio y acusada de varios delitos contra la seguridad nacional. El 25 de agosto se declaró en huelga de hambre para protestar por su injusta detención y por el acoso que estaban sufriendo familiares y amigos suyos por parte de las autoridades.