Emiratos Árabes Unidos: Tras el glamour del Gran Premio, los derechos humanos se consumen en los boxes

En vísperas de la final del Gran Premio de Fórmula 1 que se celebrará en Abu Dabi este fin de semana, Samah Hadid, directora adjunta de Campañas sobre Oriente Medio para Amnistía Internacional, ha declarado:

“Este fin de semana, mientras los aficionados al deporte de todo el mundo tengan la vista fija en Abu Dabi, capital de Emiratos Árabes Unidos, que acoge la final del Gran Premio de Fórmula 1, el atroz historial de derechos humanos del país seguirá eludiendo el escrutinio”.

“¿Saben los espectadores que, tras la glamourosa fachada, se está deteniendo y torturando a gente por criticar al gobierno? ¿O que las desapariciones forzadas siguen estando a la orden del día, mientras las familias suelen pasar meses sin saber nada del paradero de sus seres queridos? ¿O que hay más de 60 presos políticos encarcelados tras juicios injustos?”

“El espectáculo de bólidos y celebridades no es más que una distracción que aparta la mirada de la actual crisis de derechos humanos. Las autoridades de Emiratos Árabes Unidos deberían estar dedicando también su atención a poner en libertad a los presos de conciencia y a derogar las draconianas leyes que penalizan la libertad de expresión pacífica.”

“Con su represión del activismo pacífico, las autoridades emiratíes han demostrado su desprecio por el proceso debido y el Estado de derecho, y la comunidad internacional lleva ya demasiado tiempo mirando hacia otro lado. Ya basta: este fin de semana, los derechos humanos deben estar también en el centro del escenario.”