Libia: Peligra la vida de personas cautivas, atrapadas en medio de los ataques en Bengasi

Los ataques aéreos del Ejército Nacional Libio ponen en peligro la vida de decenas de personas cautivas en Bengasi, ha manifestado Amnistía Internacional.

La organización ha hecho sonar la alarma tras publicarse un nuevo vídeo donde aparecen tres hombres que se encontraban entre las alrededor de 130 personas que el grupo armado Ansar Al Sharia se llevó secuestradas de una prisión militar de Bengasi en octubre de 2014. En el vídeo, donde se los ve por primera vez desde su secuestro, los hombres piden el fin de los ataques aéreos, que han herido a varias personas, afirman, y ponen en peligro muchas vidas.

“Decenas de personas que fueron secuestradas y están cautivas en Bengasi se hayan atrapadas en medio de los ataques sin posibilidad de huir. Efectuar ataques aéreos haciendo caso omiso de su presencia viola el derecho internacional humanitario. Las fuerzas que llevan a cabo los ataques deben tomar todas las precauciones posibles para evitar o, al menos, minimizar los daños a personas que no participan directamente en los combates”, ha señalado Magdalena Mughrabi, directora adjunta interina del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

Decenas de personas que fueron secuestradas y están cautivas en Bengasi se hayan atrapadas en medio de los ataques sin posibilidad de huir.
Magdalena Mughrabi, directora adjunta interina del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional

El vídeo lo ha producido la Asamblea Consultiva de Revolucionarios de Bengasi, coalición de milicias y grupos armados entre los que figura Ansar Al Sharia, posiblemente con el fin de proteger a sus combatientes de los ataques. Tal conducta viola el derecho internacional humanitario y puede constituir un crimen de guerra.

“Ninguna persona debe ser recluida para utilizarla como rehén o como escudo humano. Incluso si Ansar al Sharia no estuviera utilizando a los cautivos como escudos humanos intencionalmente, no por ello estaría el Ejercito Nacional Libio eximido de su obligación de tener en cuenta su presencia y abstenerse de efectuar ataques desproporcionados o indiscriminados, que pueden constituir crímenes de guerra”, ha explicado Magdalena Mughrabi.

Se ha identificado a los tres hombres del vídeo, que son Mousa Abduljawad al Badri, Mohammed Abdallah Atbaiga y Omar Mohamed Ishkal. Los familiares de los dos últimos han dicho que el único contacto que han tenido con ellos desde su secuestro han sido unas cuantas llamadas de teléfono muy breves, de sólo un par de minutos, y vigiladas. Los familiares de Mohamed Abdallah Atbaiga afirman que llevaban ocho meses sin saber nada de él, hasta que lo han visto en el vídeo.

Aunque les consuela saber que los cautivos están todavía vivos, sus familiares han dicho a Amnistía Internacional que temen desesperadamente por su vida, dados los combates que están teniendo lugar en partes de Bengasi entre la Asamblea Consultiva de Revolucionarios de Bengasi y el Ejército Nacional Libio, dirigido por el general Khalifa Haftar.

“Lo único que pedimos es un paso seguro para ellos. Es una llamada de humanidad a la comunidad internacional. Desde la detención [de mi hermano], nuestra vida está paralizada, destrozada. Mi padre es anciano y no puede con más”, ha afirmado el hermano de Mohammed Abdallah Atbaiga, rogando que se libere a éste de su secuestro y se le permita salir de allí.

Lo único que pedimos es un paso seguro para ellos. Es una llamada de humanidad a la comunidad internacional.
Hermano de uno de los hombres secuestrados

El Ejército Nacional Libio esta llevando a cabo reiterados ataques aéreos contra zonas de Bengasi bajo el control de la Asamblea consultiva de Revolucionarios de Bengasi, entre ellas Ganfouda.

Los hombres del vídeo explican que, tras un ataque aéreo efectuado hace unos meses y en el que varios de los secuestrados resultaron heridos, los llevaron a otra zona. También dicen que a principios de julio sobrevivieron por muy poco a otro ataque aéreo en la nueva zona. Los activistas consultados creen que recientemente sacaron a los hombres del distrito de Guwarsha de Bengasi y los llevaron a la zona residencial de Ganfouda, en el suroeste de la ciudad, donde calculan que hay más de 400 familias, algunas extranjeras, que no pueden satisfacer necesidades básicas como la comida y la atención médica pero no pueden salir de allí debido a los combates.
También se ha dicho que los hombres secuestrados fueron liberados, pero siguen atrapados en Ganfouda. Amnistía Internacional no ha podido verificar esta información, pero lo importante es que estos hombres estén protegidos y puedan salir con seguridad de la zona si lo desean.

En las últimas semanas, el Ejército Nacional Libio ha distribuido folletos donde se advierte a la población civil de que abandone el distrito de Ganfouda, que está controlado por Ansar al Sharia, en el plazo de 48 horas, prometiendo proporcionar vías de salida seguras, por lo que las familias temen que haya nuevos ataques.

“Las personas cautivas no tienen posibilidad de huir de una zona donde corren el riesgo de sufrir ataques aéreos mortales. Ansar al Sharia y los demás grupos armados deben dejar en libertad a todos los civiles que tengan cautivos y no impedir a la población civil huir a zonas más seguras. Los combatientes capturados deben recibir un trato humano y no ser utilizados como rehenes ni como escudos humanos”, ha afirmado Magdalena Mughrabi.

Las personas cautivas no tienen posibilidad de huir de una zona donde corren el riesgo de sufrir ataques aéreos mortales
Magdalena Mughrabi, directora adjunta interina del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional

Amnistía Internacional informó de se que había denunciado el secuestro de unos 150 reclusos en la prisión militar de Bouhdima en 2014. La mayoría estaban acusados de ser soldados o voluntarios partidarios de Gadafi y se hallaban recluidos sin cargos ni juicio desde el final de 2011. Desde entonces, los activistas consultados han dicho a

Amnistía Internacional que el número real de reclusos secuestrados es de cerca de 130.

La organización visitó la prisión militar de Bouhdima en 2012 y estuvo también con un grupo de detenidos en abril de 2013, tras su traslado temporal a la prisión militar de Kuwafiah de Bengasi. En ese momento, el fiscal militar autorizó la puesta en libertad de muchos de ellos por falta de pruebas, pero continuaron recluidos debido a la presión de las milicias y las familias de las víctimas de los abusos contra los derechos humanos cometidos con el coronel Gadafi.

La Asamblea Consultiva de Revolucionarios de Bengasi ha publicado en los últimos meses otros vídeos de civiles, incluidos niños y ciudadanos extranjeros, pidiendo también que se ponga fin a los ataques aéreos en las zonas de la ciudad bajo su control.

Información complementaria

Algunas partes de Bengasi han quedado reducidas a escombros tras lanzar las fuerzas leales al Ejército Nacional Libio, dirigido por el general Khalifa Haftar, una ofensiva militar contra la coalición de milicias y grupos armados conocida como Asamblea Consultiva de Revolucionarios de Bengasi en 2014. Al cabo de dos años, los combates continúan, si bien ahora están restringidos en su mayor parte a zonas del oeste de Bengasi.

Las fuerzas de todos los bandos han cometido abusos contra los derechos humanos y violaciones del derecho internacional humanitario, incluidos crímenes de guerra. Han llevado a cabo cientos de secuestros, tomado rehenes, torturado, maltratado y ejecutado sumariamente a detenidos y lanzado ataques indiscriminados contra zonas residenciales.