Sudáfrica: Permitir que Al Bashir eluda la justicia refleja desprecio absoluto por la ley

El hecho de que el gobierno de Sudáfrica haya desobedecido una orden de sus propios tribunales y no haya detenido a Bashir es un escándalo y una traición a los cientos de miles de personas que perdieron la vida durante el conflicto de Darfur, ha afirmado hoy Amnistía Internacional.

El Tribunal Superior de Gauteng Norte ha resuelto a primera hora de esta tarde que el gobierno sudafricano, al no detener al presidente de Sudán, Omar al Bashir, ha incumplido la Constitución, y que debería haberlo hecho cuando llegó al país, en espera de una solicitud formal de la Corte Penal Internacional.

Al parecer, esta mañana se le permitió irse a pesar de que se había dictado una orden provisional para que se impidiera su marcha.

El papel de Sudáfrica estaba claro desde el día en que el presidente sudanés aterrizó en el país: Omar al Bashir debía ser arrestado y entregado a la Corte Penal Internacional para ser juzgado por los crímenes de guerra que presuntamente ha cometido
Netsanet Belay, director de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional para África

“El papel de Sudáfrica estaba claro desde el día en que el presidente sudanés aterrizó en el país: Omar al Bashir debía ser arrestado y entregado a la Corte Penal Internacional para ser juzgado por los crímenes de guerra que presuntamente ha cometido", ha afirmado Netsanet Belay, director de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional para África.

“Al no haber entregado a Omar al Bashir a la Corte mientras estaba en su país, las autoridades de Sudáfrica, bajo la dirección de su presidente Jacob Zuma, han contribuido con su pasividad a que Omar al Bashir eluda la acción de la justicia.

"Es del todo inaceptable e indignante que Sudáfrica, como miembro de la Corte Penal Internacional, incumpla sus obligaciones internacionales de esta manera y permita que reine la impunidad. No sólo ha menoscabado el compromiso del país con la Corte; también ha pisoteado los derechos y las esperanzas de justicia de todas las personas que perdieron la vida o se vieron desplazadas durante la guerra en Darfur.”

El presidente Omar al Bashir asistió a la 25ª Cumbre de la Unión Africana, celebrada en Sudáfrica del 13 al 15 de junio de 2015. Como miembro de la Corte Penal Internacional, Sudáfrica tenía la obligación de detener al presidente Omar al Bashir y entregarlo a la Corte.

Sobre el presidente Omar al Bashir pesan dos órdenes de detención dictadas por ella en 2009 y 2010. Se enfrenta a siete cargos por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad y tres más por genocidio.

La Corte Penal Internacional ha cursado peticiones de cooperación a todos los Estados Partes en el Estatuto de Roma, entre ellos Sudáfrica, para la detención de Omar Al Bashir y su entrega a la Corte.         

Información complementaria

Omar al Bashir está acusado de cometer crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en el conflicto de Darfur (Sudán), que ha causado la muerte de más de 400.000 personas y ha provocado el desplazamiento de más de dos millones. El conflicto comenzó en 2003 y sigue cobrándose vidas.