• NOTICIAS

La ministra de Asuntos Exteriores de Nepal se compromete a apoyar la justicia internacional

El domingo 26 de julio, durante una reunión con una delegación de la Sección Nepalí de Amnistía Internacional, la ministra de Asuntos Exteriores de Nepal, Sujata Koirala, dio un paso importante para la erradicación de la impunidad de los actos de genocidio, los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad.

La ministra se comprometió con Amnistía Internacional a iniciar los trámites para la ratificación del Estatuto de Roma. Cuando concluya el proceso de ratificación, Nepal se unirá a los otros 110 países que se han comprometido ya con el nuevo sistema de justicia internacional.

La reunión coincidió con el tercer aniversario de una resolución adoptada por el Parlamento nepalí –la Asamblea Constituyente– en la que se pedía al gobierno que ratificara el Estatuto de Roma. Los gobiernos anteriores no impulsaron la ratificación.

“Amnistía Internacional insta a la ministra a adoptar de inmediato las medidas necesarias para garantizar que Nepal ratifique cuanto antes el Estatuto de Roma –señaló Madhu Malhotra, directora adjunta del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional–. En concreto, animamos al gobierno a respaldar plenamente la ratificación ante la Asamblea Constituyente."

La ratificación supondría la aceptación por el gobierno de que la Corte Penal Internacional tiene derecho a investigar y enjuiciar futuros delitos –es decir, delitos perpetrados después de la ratificación– cuando las autoridades o los tribunales nepalíes no puedan o no se muestren dispuestos a hacerlo.

“Es importante que Nepal ratifique el Estatuto de Roma porque acaba de salir de un conflicto en el que miles de personas han sido víctima de homicidios, torturas o desapariciones forzadas”, indicó Madhu Malhotra.

Aunque no permitirá a la Corte Penal Internacional investigar y enjuiciar delitos perpetrados en el pasado –cuyo tratamiento corresponde a otros organismos– la ratificación del Estatuto de Roma constituye un paso importante para evitar que estos delitos se vuelvan a cometer en Nepal y garantizar que, en el caso de tener lugar, no queden impunes.

Durante la reunión, la Sección Nepalí de Amnistía Internacional entregó a la ministra las más de 13.000 cartas de llamamiento que la organización ha recibido en los últimos meses de ciudadanos nepalíes y miembros de Amnistía Internacional en todo el mundo.