Dar la cara por los y las valientes

Juntos, podemos alzar la voz por quienes no se quedan callados para defendernos

  • Campaña

Mujeres valientes, blanco de los ataques

Son mujeres jóvenes y mayores. Campesinas, obreras, profesoras, costureras. Tienen trabajos corrientes, trabajos importantes, trabajos pagados en efectivo, no tienen trabajo. Sus identidades son numerosas y, por esa razón, muchas hacen frente a obstáculos incluso mayores. Aun así, alzan la voz y destacan.

Cuando ven que algo no está bien, no pueden sino tratar de corregirlo. Donde ven injusticias, quieren lograr igualdad. Frente a la violencia y los abusos contra las mujeres, han dicho #MeToo/#YoTambién y #TimesUp/#YaBasta. Actúan por el bien común, para que se pueda trabajar sin sufrir agresiones, para que no haya racismo en las comunidades, para erradicar la corrupción y proteger la tierra frente a la contaminación. Se enfrentan al peligro para que no tengamos que hacerlo nosotras y nosotros.

Sin embargo, algunos gobiernos las difaman. Recortan la financiación a los centros de control de la natalidad. Menosprecian a las mujeres públicamente. Fomentan el beneficio económico frente al medio ambiente. Atacan a comunidades por su color de piel. Recortan los derechos de las personas LGBTI. Allí donde las mujeres desafían el orden establecido, sufren cada vez más abusos; se las tilda de putas y brujas, de terroristas y antipatriotas. En este panorama emponzoñado por la política machista, las mujeres que resisten son objeto de amenazas, agresiones, violaciones e incluso de homicidio.

Pero, como el viento, estas mujeres siguen soplando fuerte. Se atreven a tener voz y la usan. La gente las llama valientes. Ellas dicen que hacen lo que cualquiera haría en su lugar, que no son distintas a los demás.

Tienen razón. Estas mujeres valientes están entre nosotras y nosotros y forman parte de nosotras y nosotros. Ahora debemos unirnos a ellas y extinguir el fuego que está calcinando los derechos que conquistamos con gran esfuerzo. Ahora, nosotras y nosotros debemos, también, ser valientes y pronunciarnos en favor de las mujeres que defienden nuestros derechos.

Ayuda a proteger a estas mujeres Valientes hoy.

Bertha Zúñiga
Mi madre se merece justicia y es imperativo sacar a la luz la conspiración que tuvo lugar. Es fundamental para evitar más asesinatos.

Valiente es cualquiera que tenga corazón

DIFAMAR, VIGILAR Y SILENCIAR LA DISIDENCIA

Las personas que denuncian la injusticia son blanco de agresiones. Gobiernos, empresas, grupos armados, grupos que fomentan el odio y la discriminación y otras personas con poder hacen todo lo posible para silenciarlas e impedir que hagan su trabajo.

Presentan a quienes los cuestionan como delincuentes, terroristas, antipatriotas, corruptos o incluso “agentes extranjeros”. Después el ataque va más allá: manchando reputaciones, encarcelando e incluso recurriendo a la violencia para silenciar la disidencia.

Presentan a quienes los cuestionan como delincuentes, terroristas o 'agentes extranjeros'.
null

Al mismo tiempo, se disuelven sindicatos y se cierran periódicos. Se prohíben las redes sociales. Se vigila ilícitamente la actividad en Internet. Y se responde con violencia a quienes protestan pacíficamente. Alzar la voz por los derechos humanos se ha vuelto una actividad difícil y peligrosa.

Por eso más que nunca necesitamos a los defensores y defensoras. Son lo bastante valientes para alzar la voz en favor de la libertad de expresión. Cuestionar el racismo y el sexismo. Condenar la tortura. Y, en última instancia, exigir responsabilidades a nuestros dirigentes.

Berta Cáceres, defensora de los derechos humanos muerta a tiros en Honduras en 2016
Constantemente pienso en si me van a matar o a secuestrar, pero me niego a tomar el camino del exilio. Soy una defensora de los derechos humanos y no abandonaré esta lucha.

VALIENTE en cifras

22

países donde se dio muerte a personas por defender pacíficamente los derechos humanos (2016)

Unámonos a los y las valientes de todo el mundo

Queremos un mundo donde la gente pueda alzar la voz por lo que es correcto sin ser atacada, amenazada, encarcelada, etc. Los países deben promulgar leyes para que los defensores y las defensoras estén a salvo y eliminar leyes represivas, como por ejemplo, las que atacan la libertad de expresión.

Tienen que poner en libertad a las personas encarceladas sólo por cuestionar la injusticia. Y tienen que dejar de usar cargos falsos, como los relativos a la seguridad nacional, como excusa para silenciar a quienes disienten.

Legisladores, líderes empresariales, autoridades del gobierno y otras personas influyentes deben también comprometerse públicamente a defender a los y las valientes en todo el mundo. Al reconocer a los defensores y las defensoras como personas comprometidas y valientes que crean una sociedad más justa, podremos protegerlos de nuevos ataques.