• NOTICIAS

Irán debe dejar en libertad a preso de conciencia en huelga de hambre

Las autoridades iraníes deben poner en libertad a un periodista preso de conciencia que lleva en huelga de hambre desde el 26 de mayo en protesta por habérsele denegado el permiso para visitar a su hijo enfermo, ha declarado Amnistía Internacional.Mohammad Sadiq Kabudvand, ex director de un semanario y fundador de la Organización de Derechos Humanos de Kurdistán, casi ha cumplido ya la mitad de una pena de 10 años y medio de prisión impuesta tras ser declarado culpable de cargos relacionados con su labor periodística y en favor de los derechos humanos. Permanece recluido en la prisión de Evín, en Teherán.“Por lo que parece, las autoridades deniegan a Mohammad Sadiq Kabudvand la posibilidad de visitar a su hijo enfermo en un intento de presionarlo para que abandone el activismo que actualmente practica desde prisión en forma de cartas abiertas a los funcionarios”, ha manifestado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa para oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.“Para empezar, Mohammad Sadiq Kabudvand no debe estar en prisión, puesto que permanece recluido únicamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión y por su labor periodística y en favor de los derechos humanos. Debe ser puesto en libertad de inmediato y sin condiciones.”“Atormentar aún más a un padre denegándole el derecho a visitar a su hijo enfermo es otra prueba de la crueldad de las autoridades iraníes”.El hijo de Mohammad Sadiq Kabudvand, Pejman, padece desde enero de 2012 una enfermedad sin diagnosticar. A Mohammad Sadiq Kabudvand se le ha permitido sólo en una ocasión, en febrero de 2012, visitar a su hijo en el hospital durante dos horas y media.

Los permisos de salida de prisión para este tipo de visitas a familiares están previstos en el reglamento penitenciario iraní y suelen concederse.En una carta abierta del 27 de mayo de 2012 Mohammad Sadiq Kabudvand escribió:“El fiscal y los cuerpos de seguridad continúan denegándome el permiso de salida [de prisión] por la enemistad, el odio y el rencor que sienten hacia mí como activista de derechos humanos, todo ello pese a que he cumplido la mitad de la pena de prisión ilegal e injusta que se me impuso y a las enfermedades incurables de mi hijo y la grave situación de emergencia... Por tanto, para protestar por la conducta ilegal e inhumana de estos funcionarios judiciales y de seguridad, me declaro en huelga de hambre indefinida a partir de las 9 de la noche del sábado 26 de mayo de 2012”.La salud de Mohammad Sadiq Kabudvand también ha empeorado a consecuencia de su prolongada huelga de hambre. El personal médico y los médicos oficiales han recomendado que sea trasladado a un hospital para que reciba la atención adecuada.Mohammad Sadiq Kabudvand se negó a que lo trasladaran, ya que tenía que estar esposado, y le preocupaba que en el hospital lo alimentasen a la fuerza, entre otros medios, por vía intravenosa.Ahora los médicos de la prisión le ponen inyecciones a diario para mantener sus debilitados riñones.Además de su labor con la Organización de Derechos Humanos de Kurdistán, Mohammad Sadiq Kabudvand fue director del semanario Payam-e Mardom-e Kordestan, que publicaba artículos en los que se promovían los derechos políticos, sociales y culturales de la minoría kurda de Irán. El 27 de junio de 2004, el poder judicial de Irán prohibió la publicación de Payam-e Mardom-e Kordestan durante tres años por “difundir ideas separatistas y publicar noticias falsas”. En una apelación ante el Tribunal Supremo se levantó la prohibición, pero no se ha vuelto a abrir el semanario.En julio de 2009, Mohammad Sadiq Kabudvand compareció ante la Sección 1 del Tribunal Revolucionario de Mahabad, al noreste de Irán, acusado de “propaganda contra el sistema” por la publicación y la distribución de panfletos sobre las mujeres kurdas.Según los informes, Mohammad Sadiq Kabudvand dijo al tribunal que “los materiales impresos en el panfleto a que se hacía referencia en el acta de acusación formal no se parecen en nada a lo que publica la Organización de Derechos Humanos de Kurdistán. Los materiales que publica la Organización tienen el logotipo y la dirección de ésta, y sólo podemos responsabilizarnos de los materiales publicados en nuestro sitio web”.No se tiene noticia de que se haya dictado sentencia en este juicio.