© Molly Crabapple

China: Las familias de personas detenidas en Xinjiang se pronuncian mientras esperan el informe de la ONU, que debía haberse presentado hace tiempo

  • Amnistía Internacional ha añadido a su campaña sobre la detención arbitraria a casi 50 personas detenidas más, con lo que el total asciende a 120.
  • Las familias describen la injusticia y el horror de la separación prolongada.
  • La alta comisionada de las Naciones Unidas aún no ha publicado el informe sobre la situación, pese a su reciente visita a Xinjiang.


Amnistía Internacional ha publicado hoy nuevos testimonios estremecedores de familiares de 48 personas de etnia uigur y kazaja recluidas en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, en China, y ha vuelto a pedir a la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos que actúe.

La alta comisionada saliente, Michelle Bachelet, aún no ha publicado el informe largamente esperado sobre las graves violaciones de derechos humanos perpetradas por las autoridades chinas en Xinjiang, y se ha negado reiteradamente a reconocer su gravedad. Es profundamente decepcionante que debido a este retraso esta semana vaya a cerrarse otro periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sin que se hayan podido debatir las conclusiones de la ONU sobre Xinjiang.

Los nuevos testimonios recabados por Amnistía Internacional forman parte de su campaña en favor de la libertad de las personas detenidas en Xinjiang, que ahora cuenta la historia de 120 personas que se encuentran atrapadas en el sistema penitenciario y de campos de internamiento chino en Xinjiang.

“Los relatos de estas familias nos permiten asomarnos a los horrores que se están produciendo en Xinjiang, que constituyen crímenes de lesa humanidad. Muchas personas contaron que tenían a varios miembros de la familia recluidos, lo que ilustra la enorme magnitud de los abusos —un hombre dijo que en su familia habían detenido a 40 personas—”, comentó Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

“La parsimonia que ha caracterizado la respuesta de la ONU a la pesadilla distópica de Xinjiang empeora aún más la situación de las víctimas y sobrevivientes de la campaña masiva de encarcelamiento, tortura y persecución del gobierno Chino dirigida de forma predominante contra las minorías musulmanas de Xinjiang desde 2017. Seguimos pidiendo al gobierno chino que desmantele su vasto sistema de campos de internamiento; ponga fin a las detenciones arbitrarias, las desapariciones forzadas y los malos tratos tanto en las prisiones como en otro lugares; y abandone su terrible persecución de personas uigures, kazajas y de otras minorías en Xinjiang.

“Las autoridades chinas deben rendir cuentas, y para ello es esencial que la alta comisionada Bachelet publique su informe, que acumula mucho retraso, para su presentación urgente en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Su constante negativa a denunciar los crímenes de lesa humanidad y otras violaciones graves de derechos humanos en Xinjiang es un obstáculo a la justicia, además de una vergüenza para el sistema de Naciones Unidas”.

Las autoridades chinas deben rendir cuentas, y para ello es esencial que la alta comisionada Bachelet publique su informe, que acumula mucho retraso, para su presentación urgente en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Su constante negativa a denunciar los crímenes de lesa humanidad y otras violaciones graves de derechos humanos en Xinjiang es un obstáculo a la justicia. Es, además, una vergüenza para el sistema de Naciones Unidas.

Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional
“Estaba embarazada de siete semanas. Iba de camino al hospital para hacer unas comprobaciones del embarazo cuando su madre la llamó diciendo que había policías en casa esperándola. Regresó a casa. Desde entonces… no hemos vuelto a saber nada de ella”. La esposa de Almas, Buzaynap Abdureshit, está ahora en prisión.

ALMAS NIZAMIDIN

“Que te maten es una cosa, pero vivir sin estar en contacto con la familia también es un sufrimiento muy grande”. El tío de Mafivet, Abudumijiti Abudula, fue detenido, presuntamente, por viajar al extranjero.

MAFIVET ABLIMIC

“No pude dormir durante días… Las autoridades chinas ya me habían detenido antes. La policía es sumamente brutal. Nos tratan muy mal. Sólo si todos los pueblos del mundo actúan juntos para detener la opresión de China, esta opresión terminará.” El hermano de Habubulla, Zekeriya Emet, está actualmente en prisión.

ABUBULLA AMAT KUSENI

“Queremos vivir libres, como tú. Queremos vivir en nuestro propio país. Queremos sentarnos en la misma mesa con nuestros familiares y comer juntos”. El hermano menor de Minawa, Aniver Ablimit, está actualmente en prisión.

MINAWA ABULAMITI

“Nosotros los uigures no hemos cometido ningún delito y, sin embargo, nos meten en campos de internamiento y llevamos una vida de absoluto sufrimiento”. Los hermanos de Abuduaini, Ablet Ablez y Abdulshukür Ablez, están en prisión o en un campo de internamiento.

ABUDUAINI ABULIZI

“Si como dice el gobierno chino ‘la gente vive feliz allí, con una vida normal’, yo debería poder comunicarme con mi propia familia con normalidad. Mis familiares y especialmente mi madre, que tiene 70 años, deberían estar en casa, no en un campo de internamiento.” La hermana de Selamet, Muherrem Muhammed Tursun, se encuentra en prisión o en un campo de internamiento.

SELAMET MEMUHAMMED

“Por un lado, las autoridades chinas detuvieron a mi padre y a mi madre, por otro, a mi hermano y a mi hermana, a mis propios hijos y a mi mujer, a la que amo y con la que me casé. No me dejaron a ninguno de mis seres queridos, soy el único que ha quedado”. La esposa y los padres de Abudureheman han sido detenidos arbitrariamente.

ABUDUREHEMAN TOTHI

“No hay tribunales, simplemente te meten en la cárcel, te dicen 25 años, y nadie te dice más, no creo que ni ellos mismos sepan la razón. Alguien dijo que el motivo fue que había viajado a Kazajistán. No hay justificaciones ni razones claras”. El hermano de Gulaisha, Dilshat Oralbay, está actualmente en prisión.

GULAISHA ORALBAY

“A mi madre la detuvieron a mediados de marzo de 2018 porque había asistido a una ceremonia religiosa en 2013. Me sentí muy triste, estaba mentalmente destrozado porque mi madre estaba enferma en ese momento… Echo mucho de menos su cara, siempre me imagino que podría verla”. La madre de Memet, Baishihan Hushur, está en un campo de internamiento.

MEMET TOHTI ATAWULLA

“No podemos describir los sentimientos que experimentamos cuando nos enteramos de su detención… ¿Por qué lo detuvieron? No hizo nunca mal a nadie. Nos sorprendió que lo arrestaran. No conocíamos el motivo”. El primo de Zohre, Muhammedali Omer, está en prisión.

ZOHRE SULTAN

“Cuando me enteré de que mi hermana estaba siendo sometida a tales atrocidades en los campos, deseé estar yo en su lugar… En algún momento no pude soportarlo más, tenía pesadillas, no podía dejar de llorar. Tuve una crisis psicológica. No quería hablar con nadie”. La hermana de Tursuncan, Aygul Ablet, está en un campo de internamiento.

TURSUNCAN ABLET

Familias destrozadas


Amnistía Internacional ha entrevistado recientemente en Turquía de forma presencial a familiares exiliados de 48 personas recluidas que describieron que sus seres queridos habían sido detenidos por cargos de terrorismo u otros cargos falsos, al parecer por cosas tan triviales como viajar o pagar la educación de sus hijos e hijas en el extranjero. Otras parecen estar recluidas sin más motivo que su religión o su etnia.

La kazaja Gulaisha Oralbay contó lo que le ocurrió a su hermano, Dilshat Oralbay, periodista y traductor kazajo jubilado, después de que las autoridades chinas lo persuadieran de regresar a Xinjiang desde Kazajistán en 2017. Nada más volver, las autoridades le confiscaron el pasaporte, y varios meses después lo detuvieron.

“No hay tribunales, simplemente te meten en la cárcel, te dicen 25 años, y nadie te dice más”, dijo Gulaisha.

“No creo que ni ellos mismos sepan la razón. Alguien dijo que el motivo fue que había viajado a Kazajistán y otras excusas. No hay justificaciones ni razones claras.”

Las dos hermanas de Gulaisha y Dilshat, Bakytgul y Bagila Oralbay, también están detenidas.

Abdullah Rasul contó a Amnistía Internacional que su hermano Parhat Rasul, campesino y carnicero a tiempo parcial, fue detenido y llevado a un campo de internamiento en mayo de 2017. La familia no ha recibido noticias suyas directamente desde entonces, pero en 2018 una fuente fidedigna les dijo que Parhat había sido condenado a nueve años de prisión.

La familia de Parhat cree que lo detuvieron simplemente por ser musulmán practicante y hacer actividades benéficas. Unos familiares suyos dijeron que la esposa de Parhat, Kalbinur, y su suegra, Parizat Abdugul, también habían sido encarceladas. Parhat y Kalbinur tienen dos hijas de 14 y 16 años y un hijo de 11.

“Las autoridades chinas quieren borrar nuestra identidad, borrar nuestra cultura, borrar nuestra religión”, manifestó Abdullah Rasul. “Espero que la gente puede ver claramente lo que está pasando en nuestra tierra natal.”

Las autoridades chinas quieren borrar nuestra identidad, borrar nuestra cultura, borrar nuestra religión. Espero que la gente pueda ver claramente lo que está pasando en nuestra tierra natal.

Abdullah Rasul, familiar de una persona detenida arbitrariamente en Xinjiang.



Medine Nazimi relató que la última vez que había oído la voz de su hermana, Mevlüde Hilal, había sido a finales de 2016. Mevlüde había estudiado en Turquía pero, tras regresar a Xinjiang para ayudar a su madre, que estaba enferma, fue enviada a un campo de internamiento en 2017 y, al parecer, condenada más tarde a 10 años de prisión acusada de “separatismo”. Está casada y tiene una hija pequeña.

Cuando se llevaron a mi hermana, mi sobrina Aisha tenía sólo un año”, contó Medine a Amnistía Internacional. “Hacíamos nuestra vida y éramos una familia feliz. A mi hermana se la llevaron por una única razón: ser uigur”.

La gente que denuncia la situación corre un riesgo enorme; varios familiares de personas detenidas contaron que las autoridades los habían amenazado por hablar de ello públicamente.

Abudurehman Tothi, empresario y activista uigur que vive en Turquía, fue entrevistado por medios de comunicación internacionales en relación con el encarcelamiento de su esposa y su madre y de la detención arbitraria de su padre. Contó a Amnistía Internacional que luego el consulado chino en Turquía se puso en contacto con él y lo amenazó con una detención o la muerte en un “accidente de automóvil”.

Una montaña de pruebas



La represión de China contra las personas de la etnia uigur, kazaja y de otras minorías étnicas predominantemente musulmanas en Xinjiang, ejercida bajo el pretexto de combatir el “terrorismo”, está ampliamente documentada desde 2017. En 2021, un informe exhaustivo publicado por Amnistía Internacional demostró que el encarcelamiento, tortura y persecución masivos y sistemáticos organizados por las autoridades chinas constituían crímenes de lesa humanidad.

Las autoridades chinas han empleado su Estado de vigilancia represivo para intentar ocultar esas violaciones de derechos humanos bajo la alfombra, pero se sigue filtrando información desde Xinjiang. En mayo de 2022, varios medios de comunicación independientes publicaron una investigación conjunta, Los archivos policiales de Xinjiang, que incluía una filtración de multitud de discursos, imágenes, documentos y hojas de cálculo obtenidas de redes internas de la policía china.

“Pese al cada vez mayor número de pruebas, las autoridades chinas continúan mintiendo sobre la detención arbitraria en gran escala en Xinjiang”, manifestó Agnès Callamard.

“Amnistía Internacional apoya el llamamiento conjunto de decenas de expertos de la ONU a establecer un mecanismo independiente, imparcial e internacional para investigar los crímenes de lesa humanidad y otras violaciones graves de derechos humanos cometidos por el gobierno chino en Xinjiang. Los muchos miles de personas que continúan detenidas arbitrariamente y sus familias se merecen verdad, justicia y rendición de cuentas.”

Los muchos miles de personas que continúan detenidas arbitrariamente y sus familias se merecen verdad, justicia y rendición de cuentas.

Agnès Callamard

Bachelet debe abordar con carácter de urgencia las demandas de los familiares de las personas detenidas e indicar si su oficina ha sido capaz de tomar alguna medida encaminada a facilitar información sobre ellas.

La visita de la Alta Comisionada a China

El 50º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU se está celebrando y finaliza el 8 de julio. Será el último con Michelle Bachelet como alta comisionada, pues su mandato finaliza el 31 de agosto de 2022 y ha anunciado que no se presentará a un segundo mandato.

A finales de mayo, en una rueda de prensa tras su largamente esperada visita a China —que incluyó una visita breve a Xinjiang—, Bachelet no reconoció las graves violaciones de derechos humanos que se cometen en China. Su declaración al final de la visita socavó las iniciativas para impulsar la rendición de cuentas en la región y, en su lugar, dio la impresión de que Bachelet había caído directamente en un muy predecible ejercicio de propaganda del gobierno Chino. Bachelet admitió posteriormente que no había podido hablar con ninguna persona uigur detenida ni con familiares, y que había estado acompañada por funcionarios gubernamentales chinos de forma permanente durante toda su visita a la región.