Marvin Joseph/The Washington Post via Getty Images

Ruanda: Las violaciones del derecho a un juicio justo en la sentencia de Rusesabagina requieren un recurso efectivo

Ante la noticia de que Paul Rusesabagina, líder de la oposición ruandesa, ha sido declarado culpable de terrorismo y condenado a 25 años de cárcel hoy en Kigali, capital de Ruanda, Amnistía Internacional ha señalado múltiples violaciones del derecho a un juicio justo cometidas en las actuaciones previas al juicio que han afectado a la imparcialidad del proceso.

“Amnistía Internacional ha señalado numerosas violaciones del derecho a un juicio justo, entre ellas el arresto de Rusesabagina con falsos pretextos, su traslado ilegal a Ruanda, su desaparición forzada y su detención en régimen de incomunicación tras su entrega a Ruanda. Estas violaciones del derecho a un juicio justo requieren un recurso efectivo”, ha manifestado Sarah Jackson, directora adjunta de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos.

“Víctimas y sobrevivientes de los ataques atribuidos a las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN) merecen justicia. Las violaciones del derecho a un juicio justo cometidas en la causa han hecho un flaco favor a la acción de la justicia y han perjudicado a víctimas y sobrevivientes de los ataques atribuidos a Rusesabagina y otras personas.”

Las violaciones del derecho a un juicio justo cometidas en la causa han hecho un flaco favor a la acción de la justicia y han perjudicado a víctimas y sobrevivientes de los ataques atribuidos a Rusesabagina y otras personas.

Sarah Jackson

En una declaración pública, Amnistía Internacional enumeró otras violaciones del derecho a un juicio justo, como negar inicialmente a Rusesabagina el derecho a representación letrada de su elección, confiscarle documentos jurídicos con información privilegiada y confidencial, y posiblemente los comentarios públicos del presidente Paul Kagame sobre el caso —como cuando dijo a la cadena de televisión CNN que Rusesabagina había hecho “algo terrible”, había “cometido un crimen”—, que podrían haber socavado su derecho a la presunción de inocencia hasta que se demuestre su culpabilidad.

Información complementaria

Paul Rusesabagina es reconocido por su decisiva actuación para proteger la vida de unas 1.200 personas que buscaron refugio en el Hotel des Milles Collines de Kigali durante el genocidio de Ruanda en 1994. Se marchó del país en 1996 y con el tiempo ha ido elevando el tono de sus críticas al gobierno del Frente Patriótico Ruandés. En 2006 fundó un partido político de oposición llamado Partido de la Democracia en Ruanda (PDR-Ihumure) y en 2018 cofundó el Movimiento por el Cambio Democrático de Ruanda (MRCD), coalición de grupos de oposición de la que era presidente en el momento de su arresto.

Paul Rusesabagina y 20 personas más fueron juzgadas en relación con unos ataques armados cometidos en el sur de Ruanda en 2018 y 2019, atribuidos a las Fuerzas Nacionales de Liberación (brazo armado del MRCD) y en los que nueve personas fueron asesinadas. Rusesabagina fue acusado de nueve cargos relacionados con terrorismo: formación de grupo armado irregular; pertenencia a grupo terrorista; financiación de terrorismo; asesinato como acto de terrorismo; secuestro como acto de terrorismo; robo a mano armada como acto de terrorismo; incendio provocado como acto de terrorismo; intento de asesinato como acto de terrorismo, y agresión con resultado de lesiones como acto de terrorismo.

El seguimiento de las actuaciones previas al juicio y del caso por Amnistía Internacional se centra en el cumplimiento de las normas internacionales sobre juicios justos.