Kenia: Ningún delito justifica la condena a muerte

Tras saberse que el Tribunal Superior de Kenia ha condenado a Ruth Kamande a muerte por matar a su novio, el director ejecutivo de Amnistía Internacional Kenia, Irungu Houghton, ha manifestado:

Nos preocupa que Kenia continúe haciendo uso de esta forma cruel, inhumana y desfasada de sanción. Esta condena es un golpe al progresista historial de conmutaciones de condenas a muerte por penas de prisión de Kenia
Irungu Houghton, director ejecutivo de Amnistía Internacional Kenia

“Nos preocupa que Kenia continúe haciendo uso de esta forma cruel, inhumana y desfasada de sanción. Esta condena es un golpe al progresista historial de conmutaciones de condenas a muerte por penas de prisión de Kenia.

“No hay pruebas convincentes de que la pena de muerte disuada de cometer delitos con más eficacia que otras sanciones lícitas. Es preciso conmutar de inmediato esta condena a muerte y rehabilitar a Ruth Kamande.”

Información complementaria

Ruth Kamande fue condenada a muerte tras ser declarada culpable de matar a su novio en 2015, asestándole 25 puñaladas.

Es preciso conmutar de inmediato esta condena a muerte y rehabilitar a Ruth Kamande.
Irungu Houghton, director ejecutivo de Amnistía Internacional Kenia

Kenia ha hecho grandes avances contra el uso de la pena de muerte. Lleva 30 años sin llevar a cabo ejecuciones, y en los últimos 10 años dos presidentes han conmutado la pena de a poblaciones enteras de condenados a muerte.

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos los casos sin excepción, independientemente del delito del que se trate, de las características del delincuente y del sistema de ejecución utilizado por el Estado. La pena capital viola el derecho a la vida, proclamado en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Es la forma más extrema de pena cruel, inhumana y degradante.