• NOTICIAS
  • NOTICIAS

Los “habitantes de las vías” de Ghana: en peligro de desalojo forzoso inminente

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades de Ghana que detengan el desalojo inminente de los miles de personas que viven junto a las vías de ferrocarril en Accra, la capital.

Conocidos como "Railway Dwellers" (habitantes de las vías), los hombres, mujeres y niños que viven y trabajan junto a las vías férreas en Agbogbloshie, Accra, corren el peligro de quedarse sin hogar después de que el 1 de diciembre las autoridades locales les diesen dos semanas de plazo para abandonar la zona.

“El gobierno de Ghana no ha proporcionado ninguna alternativa de alojamiento a los “habitantes de las vías”, y nada hace pensar que vaya a hacerlo una vez finalizados los desalojos. Las autoridades de Ghana no deben desalojar a estas personas, ya que las dejarían sin hogar y viviendo en la indigencia”, ha manifestado Tawanda Hondora, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para África.

“Las autoridades no deben desalojar a los “habitantes de las vías” hasta que haya un plan programado para proporcionarles un alojamiento alternativo o una indemnización. Las autoridades no deben tomar medidas que agraven la pobreza, o que hagan que las personas más vulnerables (jóvenes, débiles y ancianos) pierdan sus hogares y queden expuestas a peores violaciones de derechos humanos.”

“El gobierno de Ghana no puede actuar haciendo caso omiso de sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos.”

El 26 de noviembre de 2010, el gobierno de Ghana firmó un contrato de 6 mil millones de dólares estadounidenses con una empresa china para la construcción y expansión de la infraestructura de las vías férreas en Ghana.

Esta “modernización” de las vías férreas, según el gobierno ghanés, exige la demolición de las “estructuras ilegales” que estén construidas a menos de 15 metros de las vías, y la retirada de los “ocupantes ilegales” que las habitan.

No obstante, la prohibición legal internacional de desalojos forzosos es aplicable a todos los asentamientos, independientemente de que sus habitantes tengan la tenencia legal de las tierras o no.

El 15 de octubre de 2009 y el 11 de noviembre de 2010 se enviaron dos avisos de demolición de las estructuras construidas junto a las vías del ferrocarril, pero dichas demoliciones nunca se llevaron a cabo y sus habitantes aún siguen viviendo allí.

Sin embargo, el 1 de diciembre las autoridades locales enviaron a los asentamientos informales unas camionetas y avisaron a sus habitantes por megafonía de que tenían dos semanas para desalojar la zona.

El 7 de diciembre, las autoridades metropolitanas de Accra explicaron en su página web que las estructuras situadas a lo largo de las vías férreas serían demolidas con el fin de llevar a cabo las obras de modernización del sistema ferroviario.

“Las autoridades ghanesas deben suspender todos los desalojos hasta que se den las salvaguardias necesarias para garantizar que dichos desalojos se llevan a cabo con arreglo a las normas internacionales de derechos humanos”, ha afirmado Tawanda Hondora.

La labor de Amnistía Internacional sobre desalojos forzosos se enmarca en la campaña Exige Dignidad, destinada a poner fin a las violaciones de derechos humanos que conducen a la pobreza global y la agravan. La campaña movilizará a personas de todo el mundo que pedirán a gobiernos, empresas y demás instituciones influyentes que escuchen las voces de quienes viven en la pobreza y reconozcan y protejan sus derechos. Si deseas más información, visita el sitio web de Exige Dignidad:http://demanddignity.amnesty.org/es/campaign/about-demand-dignity