• NOTICIAS

China detiene a un periodista uigur por sus comentarios

El periodista uigur Hairat Niyaz, detenido por las autoridades chinas desde el 1 de octubre, puede ser torturado y maltratado en cualquier momento, ha advertido Amnistía Internacional. La organización ha pedido a las autoridades chinas que pongan en libertad incondicional a Hairat Niyaz inmediatamente o lo acusen de algún delito común reconocible. En la notificación entregada por la policía a la familia el 4 de octubre comunicando su detención, se decía que Hairat Niyaz estaba siendo investigado por “poner en peligro la seguridad del Estado”. La policía le dijo a la familia de Hairat Niyaz que éste había sido detenido por conceder demasiadas entrevistas a varios medios de comunicación. La familia y la comunidad uigur creen, sin embargo, que la detención se debe a sus comentarios sobre la verdadera causa de los recientes disturbios en la Región Autónoma Uigur del Sin-kiang. Hairat Niyaz afirmó que los problemas fundamentales que condujeron a los disturbios son 20 años de políticas étnicas discriminatorias, incluido el uso de leyes “antiterroristas” contra los uigures, la marginación y las cuestiones económicas. Niyaz avisó a las autoridades locales el 4 de julio de que podría haber disturbios. Las autoridades hicieron caso omiso, pero luego utilizaron la advertencia para ponerlo bajo investigación. El número de víctimas mortales de la violencia y los disturbios que se extendieron por Urumqi y otras partes de la Región Autónoma Uigur del Sin-kiang el 5 de julio ascendió a 156. La violencia vino precedida de la represión policial de lo que comenzaron siendo manifestaciones pacíficas de uigures en Urumqi. Los manifestantes protestaban por la inacción inicial de las autoridades tras la muerte de dos trabajadores uigures durante unos violentos disturbios en una fábrica del sur de China (en Shaoguan, provincia de Guangdong). Tras la violenta represión, las autoridades acusaron a los uigures del extranjero, en particular al Congreso Mundial Uigur y a su presidenta, Rebiya Kadeer, de haber orquestado los disturbios. Tras los disturbios de julio las autoridades detuvieron a miles de personas Según los informes, han procesado a decenas de ellas y han amenazado con duras condenas a las implicadas en los disturbios. Este mes, las autoridades anunciaron las primeras condenas a muerte dictadas contra 11 personas implicadas en las protestas. Las autoridades atribuyen todas las muestras de disidencia a actividades “terroristas” o “separatistas”, y justifican así su dura represión, ignorando las causas que subyacen al descontento A Hairat Niyaz se lo llevó de su domicilio en Urumqi la policía interna de seguridad de la Región Autónoma Uigur del Sin-kiang el Día Nacional Chino. Desde su detención el periodista, que se encuentra recluido en el centro de detención de Tianshan, en Urumqi, no ha podido reunirse con un abogado de su elección ni ver a sus familiares. Amnistía Internacional ha instado a las autoridades chinas a que garanticen que Hairat Niyaz no es torturado ni sometido a otros malos tratos bajo custodia. La organización también ha pedido a las autoridades que se aseguren de que el periodista puede acceder a un abogado de su elección, ver a sus familiares y recibir el tratamiento médico que necesite.