• NOTICIAS

Activista de derechos humanos colombiana gravemente herida en un ataque armado de las FARC

El trabajo de incalculable valor que desempeñan los defensores de los derechos humanos en Colombia debe ser respetado por todas las partes del conflicto armado, afirmó Amnistía Internacional tras el atentado perpetrado el sábado contra la vida de la activista de derechos humanos Islena Rey en el municipio de Puerto Rico, departamento de Meta.

Islena Rey, presidenta del Comité Cívico por los Derechos Humanos del Meta, viajaba en barco por el río Güéjar cuando, según informes, un grupo de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) abrió fuego y la hirió de gravedad.

Los demás miembros del grupo, entre ellos Miguel Martínez, de la Asociación de Campesinos del Bajo Ariari (Agrogüéjar), y el abogado y defensor de los derechos humanos Daniel Piedrahita, resultaron ilesos.

“El atentado contra la vida de Islena Rey es una manifestación trágica y demasiado habitual de la difícil situación a la que se enfrentan los defensores y defensoras de los derechos humanos en Colombia”, ha afirmado Marcelo Pollack, investigador de Amnistía Internacional sobre Colombia.

“Cientos de activistas siguen siendo el blanco de amenazas y homicidios a manos de todas las partes en conflicto, ya sean las fuerzas de seguridad, los paramilitares o los grupos guerrilleros. Ninguna de ellas les brinda protección efectiva”, ha dicho Marcelo Pollack.

Amnistía Internacional ha condenado este último ataque contra una defensora de los derechos humanos y pide a las FARC, y a todas las partes en conflicto, que respeten el derecho de la población civil a no verse arrastrada al conflicto armado que afecta a Colombia desde hace tiempo.

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades colombianas que investiguen el ataque contra Islena Rey y sus compañeros y lleven a los responsables ante la justicia.

La organización ha pedido también a las autoridades que establezca garantías efectivas de la seguridad de las personas que defienden los derechos humanos y otros activistas sociales y comunitarios.