Llevas horas colgado del techo.

Tus músculos se desgarran de dolor. Las descargas eléctricas te producen convulsiones. Te obligan a tragar agua. Crees que te ahogas. Te violan. Simulan que te ejecutan. Lo que sea para que te derrumbes. Para que te sometas. Para que firmes una confesión o les des información. Estás fuera de la circulación, donde nadie puede verte. Crees que te han olvidado, que nadie está contigo.

EN TODO EL MUNDO, LOS ESTADOS TORTURAN A PERSONAS COMO TÚ.

LA TORTURA: UNA CRISIS GLOBAL

Estamos asistiendo a una crisis global en materia de tortura. En los últimos cinco años, Amnistía Internacional ha denunciado la tortura en 141 países: casi tres de cada cuatro países del mundo.

Amnistía Internacional lleva decenios poniendo en evidencia a los gobiernos que torturan y prestando apoyo a sobrevivientes de tortura para que se les haga justicia. Encabezamos la presión internacional que dio lugar a la Convención de la ONU contra la Tortura hace 30 años. Actualmente, casi todos los países tienen leyes contra la tortura.

Sin embargo, no hay más que echar un vistazo a las noticias para darse cuenta de que sólo con las leyes no es suficiente. La tortura prolifera porque muchos gobiernos, en lugar de respetar la ley, emplean activamente esta práctica o hacen la vista gorda.

Construiremos una poderosa barrera entre los torturadores y las víctimas.

¿Cómo? Insistiendo en que los abogados estén presentes durante los interrogatorios, en que haya médicos que puedan examinar a las personas detenidas, en que las confesiones obtenidas mediante tortura no puedan emplearse como prueba en los tribunales, en que a las personas detenidas se les permita ver a sus familias, e insistiendo en que todo presunto responsable de tortura sea puesto a disposición judicial.

Nos introduciremos en los sistemas que no protegen a la gente.

Tenía miedo y no pensaba denunciarlo. Pero no estoy dispuesta a aceptarlo.

Claudia Medina, sobreviviente de tortura en México
CRONOLOGÍA DE LA TORTURA
Amnistía presenta la primera campaña para “conseguir que la tortura sea tan inconcebible como la esclavitud”
© Amnesty International Switzerland
En respuesta a la presión internacional, la Asamblea General de la ONU aprueba la primera resolución de su historia en la que se denuncia la tortura
© Particular
La ONU adopta la Declaración contra la Tortura el 9 de diciembre. Esta decisión histórica es fundamental en la elaboración de la Convención contra la Tortura, un instrumento jurídicamente vinculante
© Ole A. Buenget
Por fin, tras años de trabajo de Amnistía, la Asamblea General de la ONU adopta la Convención contra la Tortura. Dos de las cuestiones más difíciles fueron la jurisdicción universal para los presuntos torturadores, y cómo aplicar el tratado eficazmente
© Amnesty International
La Convención de la ONU contra la Tortura entra en vigor el 26 de junio tras ser ratificada por 20 Estados. Se trata de un paso importante hacia la erradicación de la tortura en todo el mundo. © Amnesty International / Diseño
© Len Breen
La ONU declara el 26 de junio Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura. Amnistía revela que 100 empresas de todo el mundo fabrican y venden instrumentos de tortura.
© Jean Gouders
El ex presidente chileno Augusto Pinochet es detenido en Londres, después de recordar Amnistía a todos los gobiernos europeos su obligación de detenerlo de conformidad con la Convención contra la Tortura. Pese a que Pinochet quedó en libertad en 2000 tras un polémico examen médico, la detención supone un firme paso adelante para la justicia internacional.
© Julio Etchart
En una decisión fundamental que crea jurisprudencia, el Tribunal Penal Internacional para Ruanda falla que la violación es una forma de tortura.
© UN Photo/Milton Grant
La ONU adopta el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura, que establece un sistema combinado nacional e internacional de inspección de lugares de detención.
© US DoD
El Comité contra la Tortura de la ONU declara que los Estados también deben prevenir y castigar los actos de tortura no cometidos por los gobiernos. Entre otros, la violación, la violencia doméstica, la mutilación genital femenina y
Más de 150 países han ratificado la Convención contra la Tortura. Sin embargo, se sigue torturando. La campaña de Amnistía Stop Tortura continúa… © Amnesty International / Fotografía: Hannibal Hanschke

Empieza aquí, empieza ya: Stop tortura

En países como Filipinas y México, la tortura es una práctica generalizada y habitual en las comisarías de policía. En Marruecos y Sáhara Occidental y Uzbekistán, los tribunales a menudo se basan en confesiones que las personas acusadas han hecho mientras las torturaban. Y en Nigeria, las palizas y los simulacros de ejecución son sólo algunos de los métodos de tortura a los que las personas deben enfrentarse cuando están detenidas.

No podemos acabar con la tortura sin tu ayuda. Necesitamos que te unas a nosotros y te interpongas tú también entre los torturadores y sus víctimas.

El dolor de la tortura es insoportable. Nunca pensé que viviría hasta el día de hoy.

Detenido cuando tenía 16 años, Moses Akatugba está en espera de ejecución en Nigeria. Tras ser torturado, confesó haber cometido un robo.

¿Quiénes son los activistas?

“Es difícil describir cómo me sentía trabajando al lado de una comisaría de policía en Angola en 2003. Podíamos oír los gritos de las personas a las que estaban torturando. Me sentía impotente. Pero ahora sé que unidos podemos cambiar las cosas pidiendo a los gobiernos que actúen.
© Amnesty International
“En una ocasión escuché decir a una persona sobreviviente de tortura: ‘La primera bofetada que recibí en la cara acabó con la fe en la humanidad que me había llevado toda una vida construir’. No se puede proteger a la sociedad destruyendo sus pilares.” Maurício Santoro, Río de Janeiro, Brasil
© AF Rodrigues
“Una de las mayores tragedias de la historia de la humanidad es que hay muchas condenas injustas, en las que la tortura es habitual. Si queremos acabar con el odio y la venganza, y construir una sociedad solidaria y humana, debemos unirnos y poner fin a la tortura.” Lkhagva-Ochir Dambasuren, Ulaanbaatar, Mongolia
© Amnesty International
“Cuando me dirigía a mi casa, la policía me detuvo por no llevar un documento de identidad. En la celda, sufrí un registro de cavidades corporales por parte de un menor detenido. El trauma psicológico fue demoledor. Ahora no puedo descansar sabiendo que los niños de Kenia pueden convertirse en los torturadores del mañana. No dejaré de luchar hasta que pongamos fin a la tortura.” Charles Baraza Nyukuri, Nairobi, Kenia
© Amnesty International
“La tortura es un problema que causa vergüenza. Las personas que la sufren y sus seres queridos quedan traumatizados. Ningún sobreviviente puede olvidar. Al trabajar para poner fin a la tortura, contribuyo a construir un mundo más justo.” Gony Droni, Tel Aviv, Israel
https://www.amnesty.org/es/wp-content/uploads/sites/4/2021/07/7d906237096db81f9d5bea824613421ce35d93ad.jpg

EMPODERAR CONTRA LA TORTURA

Con vistas a empoderar a la gente joven para que entiendan qué es tortura y actúen para ponerle fin, hemos diseñado una serie de talleres recogidos en el documento Empoderar contra la tortura: Talleres de educación en derechos humanos.


CONTENIDO RELACIONADO