Cuba 2017/2018

  • Informe Anual
Volver a Cuba

Cuba 2017/2018

La detención arbitraria, los despidos discriminatorios de empleados y empleadas estatales y el hostigamiento de trabajadores y trabajadoras por cuenta propia seguían empleándose para silenciar las críticas. La censura persistente tanto en Internet como fuera de la Red debilitaba los avances en materia de educación. Cuba continuaba básicamente cerrada para los mecanismos independientes de observación de los derechos humanos.

Información general

El levantamiento de las restricciones de viaje para la población cubana en 2013, la eliminación de los límites para la recepción de remesas y la atracción de países que no exigían visado seguían siendo importantes factores de empuje de la emigración. Los cubanos y cubanas continuaban abandonando su país en gran número, impulsados por los salarios excepcionalmente bajos y por mecanismos de control de la libre expresión, pese a los cambios en la diplomacia internacional de Cuba.

En junio, el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, revirtió casi por completo la retórica de su país en relación con Cuba. Eso redujo las opciones de que el Congreso estadounidense aprobara legislación para levantar el embargo económico a Cuba, que continuaba debilitando los derechos económicos, sociales y culturales en la isla.

Al menos 12 abogados y abogadas de la organización de defensa de los derechos humanos Cubalex recibieron asilo en Estados Unidos tras sufrir hostigamiento, intimidación y amenazas de encarcelamiento por su labor pacífica en defensa de los derechos humanos.

Cuba no había ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos ni el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales —ambos firmados en febrero de 2008—, y tampoco el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

En diciembre, el gobierno anunció que el presidente Raúl Castro abandonaría el cargo en abril de 2018.

Detención y reclusión arbitrarias

Un gran número de activistas, tanto políticos como en favor de los derechos humanos, continuaban siendo objeto de hostigamiento, intimidación y detención arbitraria. La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, organización no gubernamental cubana no reconocida oficialmente por el Estado, registró 5.155 detenciones arbitrarias en 2017, en comparación con las 9.940 de 2016.

Las Damas de Blanco, grupo de mujeres familiares de presos detenidos por motivos políticos, seguían siendo uno de los objetivos principales de la represión de las autoridades. Durante sus detenciones, estas mujeres eran muchas veces golpeadas por agentes encargados de hacer cumplir la ley y por agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil.

En enero, Danilo Maldonado Machado, conocido como El Sexto, fue liberado de una prisión de máxima seguridad. Había sido detenido en noviembre de 2016, horas después de anunciarse la muerte de Fidel Castro, por escribir las palabras “Se fue” en un muro de la capital, La Habana.1

En agosto, Yulier Pérez, grafitero conocido por pintar en muros en ruinas en La Habana, fue detenido arbitrariamente tras meses de intimidación y acoso de las autoridades por expresarse libremente a través de su arte.2

Presos y presas de conciencia

El Dr. Eduardo Cardet Concepción, líder de la organización en favor de la democracia Movimiento Cristiano Liberación, permanecía en prisión tras imponérsele en marzo una condena de tres años por criticar públicamente a Fidel Castro.3

Una familia de cuatro defensores y defensoras de los derechos humanos fue detenida en Holguín, en el sudeste del país, por presuntamente salir de su casa durante el periodo de luto oficial por la muerte de Fidel Castro, en 2016. El hermano y las dos hermanas fueron condenados a penas de un año de prisión por “difamación de las instituciones, organizaciones y héroes y mártires de la República de Cuba” y por “desórdenes públicos”.4 La madre fue condenada a arresto domiciliario. El 2 de abril, tras una prolongada huelga de hambre, los tres hermanos quedaron en libertad condicional, pero seguían siendo objeto de intimidación por parte de las autoridades.

Jorge Cervantes, miembro del grupo político opositor Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), permaneció detenido durante aproximadamente tres meses, entre mayo y agosto. Unas semanas antes, UNPACU había publicado en su canal de YouTube un vídeo titulado “Horrores en la cárcel”, en el que Jorge Cervantes entrevistaba a un hombre que presuntamente había sufrido malos tratos en una prisión cubana, y una serie de vídeos que denunciaban una presunta corrupción por parte de cargos públicos.5

Las autoridades continuaban presentando cargos falsos por delitos comunes para hostigar y detener a representantes de la oposición política, lo cual significaba que había probablemente muchos más presos y presas de conciencia de los documentados.

Derechos laborales

El Estado continuaba ejerciendo su control —como mayor empleador del país y como regulador del sector privado— para reprimir hasta la crítica más sutil al gobierno. Seguían utilizándose despidos discriminatorios y por razones políticas contra quienes criticaban el modelo económico o político del gobierno.6 Los trabajadores y las trabajadoras a los que se expulsaba de su empleo en el sector público por expresarse libremente muchas veces eran objeto de nuevos hostigamientos tras sumarse al incipiente sector cuentapropista, sumamente regulado.

La prohibición de facto de los sindicatos independientes limitaba la capacidad de trabajadores y trabajadoras para organizarse con independencia y recurrir los despidos discriminatorios. La gran influencia del poder ejecutivo sobre el judicial y sobre abogados y abogadas limitaba los recursos efectivos ante los tribunales.

Derecho a la educación

Tras décadas de censura tradicional, no relacionada con Internet, se impusieron restricciones indebidas al acceso a la información y la libertad de expresión en línea, lo que debilitaba los avances de Cuba en materia de educación.

Entre mayo y mediados de junio, el Observatorio Abierto de Interferencias en la Red llevó a cabo pruebas en una muestra de sitios web en Cuba y halló 41 bloqueados por las autoridades. Todos los sitios bloqueados expresaban críticas al gobierno cubano, informaban sobre cuestiones de derechos humanos o abordaban técnicas para esquivar la censura.

Aunque el gobierno seguía ampliando el acceso a Internet, priorizaba el acceso a la intranet nacional, muy censurada y controlada por las autoridades. El coste del acceso a una Internet global seguía siendo prohibitivo para la mayoría de la población cubana.7

Escrutinio internacional

En abril, la relatora especial de la ONU sobre la trata de personas realizó una visita a Cuba y, en julio, el país recibió al experto independiente de la ONU sobre los derechos humanos y la solidaridad internacional.

Se continuaba negando el acceso al país y a sus prisiones a la mayoría de las organizaciones independientes de derechos humanos. Cuba seguía siendo el único país de la región de las Américas cuyas autoridades no permitían el acceso a Amnistía Internacional.

  1. Grafitero cubano excarcelado (AMR 25/5545/2017)
  2. Artista urbano en peligro en Cuba (AMR 25/7000/2017)
  3. Cuba: Activista condenado a tres años de cárcel tras criticar a Fidel Castro (noticia, 21 de marzo)
  4. Cuba: Presos de conciencia en huelga de hambre (AMR 25/6001/2017)
  5. Cuba: Activista de oposición, en una prisión de máxima seguridad (AMR 25/6671/2017)
  6. Cuba: “Es una prisión mental”. Mecanismos de control de la libre expresión y sus efectos intimidantes en la vida cotidiana (AMR 25/7299/2017)
  7. La paradoja de Internet de Cuba: El control y la censura de Internet hacen peligrar los logros de Cuba en materia de educación (noticia, 29 de agosto)

Descarga el Informe 2017/18 de Amnistía Internacional