Armenia y Azerbaiyán: Se insta a investigar con urgencia espantosos vídeos de decapitación y crímenes de guerra

Tanto las fuerzas azerbaiyanas como las armenias han cometido crímenes de guerra durante los recientes combates librados en Nagorno Karabaj, ha manifestado Amnistía Internacional tras verificar unos vídeos de decapitación de personas capturadas y profanación de cadáveres de enemigos.

La organización ha analizado 22 vídeos que muestran ejecuciones extrajudiciales, malos tratos a prisioneros de guerra y otras personas capturadas y profanación de cadáveres de soldados del bando contrario.

En dos de ellos se ven ejecuciones extrajudiciales por decapitación, perpetradas por miembros del ejército azerbaiyano, y en otro aparece un guardia de fronteras azerbaiyano a quien cortan la garganta.

La depravación y falta de humanidad captadas en estos vídeos ponen de manifiesto la intención deliberada de causar daño y humillación extremos a las víctimas.
Denis Krivosheev

Los vídeos se han compartido en cuentas y grupos privados de Telegram durante las tres últimas semanas. El proyecto Evidence Lab del Programa de Respuesta a las Crisis de Amnistía Internacional ha utilizado técnicas de verificación digital para confirmar su autenticidad.

“Durante los combates librados recientemente en Nagorno Karabaj, miembros de las fuerzas de ambos bandos han dado muestra de un comportamiento horrendo, que revela una absoluta falta de respeto por las leyes de la guerra”, ha afirmado Denis Krivosheev, director de Investigación de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central.

La depravación y falta de humanidad captadas en estos vídeos ponen de manifiesto la intención deliberada de causar daño y humillación extremos a las víctimas.

“Tanto las autoridades azerbaiyanas como las armenias deben abrir de inmediato investigaciones independientes e imparciales para identificar a todos los responsables. Los perpetradores de estos crímenes, así como los mandos que ordenaron o consintieron su comisión, deber ser llevados ante la justicia.”

La investigación de Amnistía Internacional ha confirmado que las imágenes son auténticas, y las pruebas técnicas realizadas con los vídeos indican que no se han manipulado. Asimismo, un perito patólogo independiente ha verificado también los detalles de las heridas.

Decapitación y mutilación a manos del ejército azerbaiyano

Un vídeo del primer incidente muestra a un grupo de hombres con uniforme del ejército azerbaiyano que inmovilizan a un hombre al que se ve forcejear, mientras otro soldado lo decapita con un cuchillo. Cabe identificar al verdugo como un soldado azerbaiyano por el tipo de camuflaje de su uniforme, la bandera azerbaiyana en el hombro y un parche en la manga con su grupo sanguíneo, algo habitual entre los soldados azerbaiyanos. La víctima aparece sin camisa, sólo con la ropa interior y los pantalones. Tras la decapitación, la gente aplaude y lanza fuertes vítores.

En el segundo vídeo de este incidente aparece la cabeza de la víctima junto al cadáver de un cerdo. Los hombres hablan en azerbaiyano, y el micrófono de la cámara registra lo que le dicen a la víctima: frases como “no tienes honor así es como vengamos la sangre de nuestros mártires” y “así es como nos vengamos, cortando cabezas”. Según las fuentes de Amnistía Internacional, la víctima era un civil armenio.

Un vídeo del segundo incidente muestra a dos hombres con uniformes que coinciden con los del ejército azerbaiyano por características como una bandera claramente azerbaiyana en el hombro derecho de uno de ellos y un casco “seccionado”, como el que utilizan normalmente las fuerza de operaciones especiales. La víctima es un anciano vestido de civil, a quien sujetan contra el suelo. Se le escucha pedir piedad reiteradamente, diciendo: “Piedad, por Alá”.

Aunque habla en azerbaiyano, su acento no es de Azerbaiyán. Amnistía Internacional cree que lo más probable es que fuera habitante armenio de Nagorno Karabaj. A uno de los hombres se le oye decir: “Toma a este”, a la vez que entrega un cuchillo al otro, quien comienza a cortar brutalmente la garganta al anciano antes de que termine el vídeo

Homicidio premeditado de un guardia de fronteras azerbaiyano

En el tercer incidente, el vídeo muestra un hombre con uniforme de la patrulla de fronteras azerbaiyana tendido en el suelo, al que amordazan y atan. La persona que graba el vídeo le habla en armenio, luego se acerca a él y le pone un cuchillo en la garganta.

Según los medios de comunicación azerbaiyanos, lo mataron en ese incidente, y se llamaba Ismail Irapov. En el vídeo no se le ve morir, pero un examen patológico independiente ha confirmado que la herida que sufrió debió de provocarle la muerte en cuestión de minutos.

Atentados contra la dignidad personal y trato inhumano

Once vídeos más son de abusos cometidos por fuerzas armenias, y otros siete, de abusos de las fuerzas azerbaiyanas. En algunos de ellos se ve a unos soldados armenios cortar la oreja de un soldado azerbaiyano muerto, arrastrar el cadáver de un soldado azerbaiyano por el suelo con una cuerda atada a pies y ponerse encima del cadáver de un soldado azerbaiyano. En otros vídeos, los soldados azerbaiyanos dan patadas y golpes a unos prisioneros armenios atados y con los ojos vendados y los obligan a hacer declaraciones de oposición a su gobierno.

El derecho internacional humanitario prohíbe expresamente los actos de violencia contra personas detenidas, incluidos los prisioneros de guerra; la mutilación de cadáveres, y la grabación de confesiones o denuncias con fines propagandísticos.

El tercer Convenio de Ginebra dispone: “Los prisioneros de guerra deberán ser tratados humanamente en todas las circunstancias [...] En particular, ningún prisionero de guerra podrá ser sometido a mutilaciones físicas […] Asimismo, los prisioneros de guerra deberán ser protegidos en todo tiempo, especialmente contra todo acto de violencia o de intimidación, contra los insultos y la curiosidad pública. Están prohibidas las medidas de represalia contra ellos”.

El homicidio intencional; la tortura o los malos tratos, y los atentados contra la dignidad personal, especialmente los tratos humillantes y degradantes y la profanación de cadáveres, son crímenes de guerra

Información complementaria

El 27 de septiembre estallaron intensos combates entre fuerzas azerbaiyanas y armenias, así como otras apoyadas por Armenia, en la región de Nagorno Karabaj. En los meses siguientes, ambos bandos intercambiaron fuego de artillería y cohetes.

Amnistía Internacional ha pedido a todas las partes en el conflicto que respeten plenamente el derecho internacional humanitario y protejan a la población civil de los efectos de las hostilidades. Los combates concluyeron con la firma del acuerdo de alto el fuego de Nagorno Karabaj el 9 de noviembre.