Singapur 2016/2017

Volver a Singapur

Singapur 2016/2017

Las autoridades siguieron hostigando y enjuiciando a blogueros, blogueras y disidentes. La Ley de Prensa e Imprenta seguía sometiendo a los medios de comunicación a una estricta regulación. Siguieron aplicándose la pena judicial de azotes con vara y la pena de muerte.

Libertad de expresión y de reunión

Se procesó y represalió a activistas políticos, blogueros y personas críticas con el gobierno por el ejercicio pacífico de sus derechos a la libertad de expresión y de reunión.

Preocupaba que pudiera utilizarse la Ley de (Protección de) la Administración de Justicia, aprobada en agosto, para atacar a defensores y defensoras de los derechos humanos por criticar a los tribunales o a la administración de justicia. Los delitos de desacato se castigaban con penas de hasta tres años de prisión y multas de hasta 100.000 dólares de Singapur (70.000 dólares estadounidenses aproximadamente).

En junio, la bloguera y activista política Han Hui fue declarada culpable de reunión ilegal y “alteración del orden público” por haber liderado, en 2014, una manifestación pacífica en el parque Hong Lim, único lugar del país donde estaba permitido manifestarse sin permiso de la policía. A consecuencia de esta condena, tuvo que pagar una multa de 3.100 dólares de Singapur (2.281 dólares estadounidenses) y quedó inhabilitada para presentarse como candidata en futuras elecciones parlamentarias. La activista recurrió la decisión.1

De igual forma, en junio, los activistas políticos Roy Ngerng y Teo Soh Lung fueron sometidos a horas de investigación por haber publicado unos mensajes en Facebook durante la jornada de “reflexión” de unas elecciones parciales, día en que estaba prohibida cualquier actividad de campaña.2

En septiembre, el bloguero adolescente Amos Yee fue condenado a seis semanas de prisión por haber publicado en Internet vídeos que presuntamente “herían los sentimientos religiosos de otras personas”.3

Preocupó que la decisión del Tribunal de Apelación de prohibir al abogado de derechos humanos M. Ravi el ejercicio de su profesión durante otros dos años tuviera motivos políticos.

Pena de muerte

Siguieron imponiéndose y aplicándose condenas a muerte. El ciudadano malasio Kho Jabing, condenado por asesinato, fue ejecutado en junio, horas después de que se hubiera desestimado su último recurso de apelación. La pena de muerte seguía siendo aplicable para diversos delitos, algunos de los cuales no cumplían el criterio de “los más graves delitos”, consagrado en el derecho internacional.

Seguridad y medidas antiterroristas

Seguía preocupando la Ley de Seguridad Interna, que permitía mantener a sospechosos recluidos sin juicio durante periodos de dos años, renovables de forma indefinida. Al parecer, desde enero de 2015 se había detenido a 58 personas en aplicación de la Ley de Seguridad Interna.

Derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales

Seguía en vigor el apartado 377A del Código Penal, que penalizaba las relaciones sexuales consentidas entre hombres. En junio, el Ministerio del Interior pidió a las empresas que dejaran de patrocinar el festival Pink Dot, que congregaba a la comunidad LGBTI.

  1. Singapore: End harassment of peaceful protesters (ASA 36/4342/2016)
  2. Singapore: Government critics, bloggers and human rights defenders penalized for speaking out (ASA 36/4216/2016)
  3. Bloguero puede ser condenado a tres años de cárcel (ASA 36/4685/2016)

Tú puedes arrojar luz sobre los abusos contra los derechos humanos.

Con tu apoyo, podemos dar a conocer lo que está pasando y hacer que los gobiernos y las empresas rindan cuentas.

Haz un donativo hoy mismo.

Tú puedes arrojar luz sobre los abusos contra los derechos humanos. -

Con tu apoyo, podemos dar a conocer lo que está pasando y hacer que los gobiernos y las empresas rindan cuentas.

Descarga el Informe 2016/17 de Amnistía Internacional