Montenegro 2020
© Amnesty International
Volver a Montenegro

Montenegro 2020

La respuesta del gobierno a la COVID-19 violó los derechos a la libertad de circulación y de reunión pacífica, a no sufrir discriminación y a la privacidad. Persistió la impunidad por tortura y otros malos tratos, crímenes de guerra y ataques a periodistas.

Información general

En agosto, la coalición de partidos de oposición ganó por un estrecho margen las elecciones parlamentarias, poniendo fin a 29 años de gobierno del Partido de los Socialistas Democráticos. El año se caracterizó por violaciones de derechos humanos, impunidad por crímenes de guerra, corrupción y represión de los medios de comunicación.

Montenegro fue el único país europeo en el que, como parte de las medidas para el control de la COVID-19, se hicieron públicos los nombres de las personas que debían aislarse.

Libertad de reunión

Varios miembros de la iglesia ortodoxa serbia protestaron por legislación de 2019 que temían que pudiera facultar al Estado para confiscar propiedades de la iglesia. En mayo, la policía de Nikšić, velando por el cumplimiento de la prohibición de reuniones debido a la COVID-19, detuvo a un obispo y siete sacerdotes por manifestarse y dispersó a sus simpatizantes con granadas paralizantes y gas lacrimógeno. En otras localidades también se dispersó con gas lacrimógeno a fieles ortodoxos que se manifestaron. En junio, la policía golpeó a manifestantes durante una protesta de un partido de oposición en Budva.

En junio, varias ONG presentaron un recurso constitucional contra la prohibición de las reuniones al aire libre.

Impunidad

No se investigaron ni se enjuiciaron crímenes de derecho internacional cometidos en la década de 1990.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos examinó la falta de justicia proporcionada por Montenegro a siete familiares de las personas refugiadas bosniacas (musulmanas de Bosnia) transferidas en 1992 por la policía montenegrina a las fuerzas serbias de Bosnia y posteriormente asesinadas.

Tortura y otros malos tratos

La Fiscalía del Estado no investigó de manera efectiva las denuncias de que la policía había hecho uso de la tortura —incluidas descargas eléctricas— en mayo y junio para obtener “confesiones” de dos sospechosos y un testigo en dos causas de atentado con explosivos. En diciembre, la Defensoría del Pueblo concluyó que la policía había sometido a malos tratos al testigo. El tribunal absolvió a uno de los sospechosos al considerar que su declaración se había obtenido mediante extorsión.

Libertad de expresión

Continuó la impunidad por los históricos ataques a periodistas, entre ellos el perpetrado contra la periodista de investigación Olivera Lakić, herida por arma de fuego en 2018. En diciembre, la ONG Human Rights Action instó a la Fiscalía del Estado a brindarle protección, después de que se revelara un plan para asesinarla.

En enero se iniciaron actuaciones contra tres periodistas detenidos durante un periodo de entre 14 y 28 horas por “provocar pánico y alteración del orden”. Dos de ellos fueron procesados. También se detuvo a ciudadanos particulares, cuatro de ellos por publicar “noticias falsas” sobre la COVID-19 en las redes sociales; tres fueron acusados formalmente.

El Tribunal de Apelación anuló las declaraciones de culpabilidad de otros dos individuos multados en virtud de la legislación de orden público por criticar en la web a altos cargos.

Discriminación

En julio, el Parlamento aprobó legislación que reconocía la unión civil de personas del mismo sexo; sin embargo, las parejas así inscritas en el registro no podían adoptar ni tener niños o niñas en acogida.

En abril se impuso un periodo extraordinario de confinamiento de tres semanas vigilado por la policía a 1.200 personas romaníes exrefugiadas que residían en unos bloques de apartamentos en Konik, al descubrirse un caso de COVID-19.

Violencia contra mujeres y niñas

En abril, las ONG de mujeres formaron una coalición para apoyar a las mujeres víctimas de violencia de género en el ámbito familiar al ver que aumentaban los casos ante los tribunales y que las llamadas al Centro de Derechos de las Mujeres crecían un 20%.

Descarga el Informe 2020/21 de Amnistía Internacional