Según Amnistía Internacional el proceso de determinación de la condición de refugiado en Hong Kong sigue adoleciendo de graves defectos