Pena de muerte

  • Tema

Más información sobre el tema

La pena de muerte vulnera dos derechos humanos fundamentales: el derecho a la vida y el derecho a no sufrir tortura. Ambos están protegidos por la Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada en 1948 por las Naciones Unidas.

Las siguientes normas internacionales prohíben expresamente el uso de la pena de muerte, excepto en tiempo de guerra:

  • Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos
  • Protocolo núm. 6 al Convenio Europeo de Derechos Humanos
  • Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la Abolición de la Pena de Muerte

Por su parte, el Protocolo núm. 13 al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos prohíbe la pena de muerte en todas las circunstancias, incluso en tiempo de guerra.

Aunque el derecho internacional dispone que la pena de muerte puede imponerse por los “más graves delitos”, como el asesinato, Amnistía Internacional considera que la pena de muerte nunca es la solución.

Métodos de ejecución

Hoy en día existen múltiples y variados tipos de ejecución en distintos lugares del mundo. Estos son algunos de ellos:

  • decapitación
  • electrocución
  • ahorcamiento
  • inyección letal
  • disparo en la nuca por pelotón de fusilamiento

CONDENAS A MUERTE Y EJECUCIONES EN 2016

Consulta el último informe anual de Amnistía Internacional sobre la pena de muerte en todo el mundo.

Cifras básicas

104

países habían abolido completamente la pena de muerte al concluir 2016

+1.032

personas fueron ejecutadas en 2016 (sin contar China), un 37% menos que en 2015

miles

personas presuntamente ejecutadas en China, si bien las cifras siguen sin hacerse públicas

Ayúdanos a evitar la reinstauración de la pena de muerte en Filipinas. Actúa y envía un mensaje de correo a todos los miembros del gobierno de Filipinas que votarán el proyecto de ley a lo largo de las próximas semanas.

Evitemos el regreso de la pena de muerte a Filipinas

Actuar