Pena de muerte

  • Tema

Un alarmante número de países recurrieron en 2014 a la pena de muerte en un fallido intento de detener la delincuencia y el terrorismo

China, Irak, Irán y Pakistán ejecutaron a personas acusadas de “terrorismo”. En 2014, las condenas a muerte aumentaron en más de 500 respecto al año anterior, debido en gran parte a que Egipto y Nigeria impusieron cientos de condenas a muerte, algunas de ellas en juicios colectivos. Al menos 2.466 personas fueron condenadas a muerte en el mundo: un 28 por ciento más que en 2013.

Pese a que las condenas a muerte aumentaron, el número de ejecuciones en 2014 disminuyó casi un 22 por ciento: hasta al menos 607. Estas ejecuciones no incluyen a China, donde las cifras sobre pena de muerte se consideran secreto de Estado. Además de China, que ejecuta a más personas que el resto del mundo junto, el quinteto de países que más ejecuciones llevan a cabo lo completan Irán, Arabia Saudí, Irak y Estados Unidos de América.

En 2014 llevaron a cabo ejecuciones tan sólo 22 países, frente a los 41 de hace diez años. Un país más –Madagascar– tomó medidas para abolir la pena de muerte, y confirmó así que el mundo sigue su firme camino de dar la espalda a la pena capital. 

Salil Shetty, Secretario General de Amnistía Internacional
Resulta vergonzoso que tantos Estados [...] jueguen básicamente con la vida de la gente, ejecutando a personas por "terrorismo" [...] sobre la premisa errónea de la disuasión.

Más información sobre el tema

La pena de muerte vulnera dos derechos humanos fundamentales: el derecho a la vida y el derecho a no sufrir tortura. Ambos están protegidos por la Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada en 1948 por las Naciones Unidas.

Las siguientes normas internacionales prohíben expresamente el uso de la pena de muerte, excepto en tiempo de guerra:

  • Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos
  • Protocolo núm. 6 al Convenio Europeo de Derechos Humanos
  • Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la Abolición de la Pena de Muerte

Por su parte, el Protocolo núm. 13 al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos prohíbe la pena de muerte en todas las circunstancias, incluso en tiempo de guerra.

Aunque el derecho internacional dispone que la pena de muerte puede imponerse por los “más graves delitos”, como el asesinato, Amnistía Internacional considera que la pena de muerte nunca es la solución.

Métodos de ejecución

Hoy en día existen múltiples y variados tipos de ejecución en distintos lugares del mundo. Estos son algunos de ellos:

  • decapitación
  • electrocución
  • ahorcamiento
  • inyección letal
  • disparo en la nuca por pelotón de fusilamiento

Cifras básicas

104

países habían abolido completamente la pena de muerte al concluir 2016

+1.032

personas fueron ejecutadas en 2016 (sin contar China), un 37% menos que en 2015

miles

personas presuntamente ejecutadas en China, si bien las cifras siguen sin hacerse públicas

EL PROBLEMA

Es irreversible y se cometen errores: La ejecución es la máxima pena y es irrevocable, y no se puede descartar nunca el riesgo de ejecutar a personas inocentes. Desde 1973, en Estados Unidos se ha exonerado a 150 personas que habían sido condenadas a muerte. A otras personas las han ejecutado a pesar de las serias dudas existentes sobre su culpabilidad.

No disuade contra el crimen: Los países que mantienen la pena de muerte suelen afirmar que es una forma de disuasión contra la delincuencia. Esta postura ha sido desacreditada en repetidas ocasiones. No hay pruebas que demuestren que es más eficaz que la cárcel a la hora de reducir el crimen.

Suele emplearse en sistemas de justicia sesgados: Algunos de los países que más personas ejecutan tienen sistemas judiciales profundamente injustos. En los tres países donde más se usa la pena capital (China, Irán y Arabia Saudí) se han dictado sentencias a muerte tras juicios injustos. Muchas condenas de muerte se basan en “confesiones” obtenidas mediante tortura.

Se aplica de forma discriminatoria: Si eres pobre o perteneces a una minoría racial, étnica o religiosa, tienes más probabilidades que el resto de personas de ser condenado a muerte, debido a la discriminación que existe en el sistema de justicia. Además, los colectivos pobres o marginados tienen más dificultades para acceder a los recursos legales que necesitan para defenderse.

Se usa como herramienta política: Las autoridades de algunos países, como Irán y Sudán, usan la pena de muerte para castigar a los opositores políticos.

CONDENAS A MUERTE Y EJECUCIONES EN 2016

Consulta el último informe anual de Amnistía Internacional sobre la pena de muerte en todo el mundo.