Emiratos Árabes Unidos - Informe 2010 Amnistia Internacional

Human Rights in Emiratos Árabes Unidos

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
UAE is now live »

Jefe del Estado
Shaij Jalifa bin Zayed al Nahyan
Jefe del gobierno
Shaij Mohammed bin Rashid al Maktoum
Pena de muerte
retencionista
Población
4,6 millones
Esperanza de vida
77,3 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
10/12 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
90 por ciento

Las mujeres y los trabajadores y trabajadoras migrantes extranjeros sufrían discriminación jurídica y de otras clases. Se ordenó abandonar el país por motivos de seguridad nacional a centenares de personas palestinas y libanesas que llevaban mucho tiempo viviendo en él. En un juicio por terrorismo, un acusado afirmó haber sido torturado durante su prisión preventiva. Se condenó a muerte al menos a 13 personas; no se tuvo noticia de ninguna ejecución.

En agosto, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU instó a las autoridades de Emiratos Árabes Unidos a que mejoraran la protección de los derechos de los trabajadores extranjeros. En octubre, el relator especial de la ONU sobre formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia instó a las autoridades a que regularizaran la situación de los bidun, que continuaban siendo apátridas y por tanto tenían vedado el acceso a ciertos tipos de empleo, así como a los servicios públicos de salud y de otro tipo.

En octubre, el presidente del país emitió un decreto sobre la movilización en respuesta a amenazas internas o externas a la seguridad nacional. El decreto establecía, entre otras cosas, la imposición de la pena de muerte a las personas condenadas por revelar información que supusiera un peligro para el Estado.

Información general

El Consejo Nacional Federal (Parlamento) aprobó en enero un proyecto de ley de medios de comunicación, que fue criticado por periodistas, abogados y otros profesionales por sus consecuencias negativas para la libertad de los medios. Al final del año la ley no había sido ratificada.

En marzo, el gobierno prometió aplicar 36 de las 74 recomendaciones formuladas por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en 2008 en su examen periódico universal de la situación de los derechos humanos en Emiratos Árabes Unidos. Entre ellas figuraban recomendaciones relativas a los derechos de las mujeres, los derechos de los trabajadores migrantes y la ratificación de tratados internacionales de derechos humanos. No obstante, el gobierno dijo que no iba a abolir la pena de muerte ni a permitir derechos fundamentales de los trabajadores como el de formar un sindicato.

Seguridad y medidas antiterroristas

En septiembre fueron juzgados en Abu Dabi ante el Tribunal Supremo Federal 7 ciudadanos de Emiratos Árabes Unidos y uno de Afganistán acusados de terrorismo. Se creía que los 8 formaban parte de un grupo de 21 personas detenidas en octubre de 2008. Las otras 13 quedaron en libertad al ser retirados los cargos. En octubre, 6 de los 8 acusados quedaron en libertad bajo fianza, al parecer en espera de ser juzgados en 2010. Se denunció la tortura bajo custodia de algunos de estos detenidos.

  • En octubre, Naji Hamdan, ciudadano estadounidense, fue declarado culpable de cargos relacionados con terrorismo en un juicio a puerta cerrada celebrado en Abu Dabi ante el Tribunal Supremo Federal. Él negó los cargos. Le impusieron una pena de 18 meses de prisión, pero quedó en libertad en noviembre y fue expulsado.

Las autoridades ordenaron salir del país por motivos de seguridad nacional a centenares de extranjeros que llevaban mucho tiempo viviendo en él. Entre los afectados había palestinos, en su mayoría de Gaza, y musulmanes chiíes libaneses. Al parecer, algunos llevaban hasta 30 años viviendo en Emiratos Árabes Unidos.

Tortura y otros malos tratos

  • Naji Hamdan (véase supra) dijo ante un tribunal que durante su prisión preventiva había sido torturado: lo habían sentado, sujeto con correas, en una “silla eléctrica” y lo habían golpeado en la cabeza hasta hacerle perder el conocimiento. Al parecer, ni el tribunal ni las autoridades competentes tomaron medidas para investigar su denuncia.
  • En mayo, las autoridades detuvieron a Shaij Issa bin Zayed al Nahyan, miembro de la familia gobernante de Abu Dabi, tras la emisión en el extranjero de unas imágenes de 2004 en las que aparecía torturando a un hombre con una picana eléctrica. Las autoridades afirmaron que habían investigado previamente lo ocurrido y no habían tomado ninguna medida porque el asunto se había dirimido en privado entre el torturador y la víctima. Shaij Issa bin Zayed al Nahyan fue acusado junto con otras seis personas, algunas de ellas in absentia. Su juicio continuaba al acabar el año.

Discriminación: mujeres y población trabajadora migrante

Las mujeres seguían siendo objeto de discriminación en la ley y en la práctica. Los trabajadores migrantes extranjeros, que representaban un elevado porcentaje de la población activa del país y muchos de los cuales trabajaban en la construcción, sufrían explotación, abusos y malas condiciones de vida. Las informaciones publicadas en los medios de comunicación indicaban que algunas mujeres supervivientes de violación no denunciaban el delito ante la policía por temor a que las acusaran de mantener relaciones sexuales ilícitas.

  • Marnie Pearce, ciudadana británica, quedó en libertad en abril tras haber cumplido 68 días de una condena de tres meses de cárcel que le había sido impuesta por adulterio, prohibido en Emiratos Árabes Unidos incluso si se llevaba a cabo en privado y de mutuo acuerdo entre personas adultas. Según la legislación emiratí, el adulterio era punible con la muerte, aunque podía conllevar penas más leves. La ley sobre el adulterio y su aplicación tenían un efecto discriminatorio sobre las mujeres.

Pena de muerte

Los tribunales de Dubai y Sharya condenaron a muerte a 13 hombres. No se tuvo noticia de ninguna ejecución.

  • En junio, el Tribunal Supremo anuló la condena de muerte impuesta a Shahid Bolsen, por considerar que no había tenido acceso a un abogado en su juicio.

    Cómo puedes ayudar