Polonia

Human Rights in República de Polonia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Polonia is now live »

Jefe del Estado Lech Kaczyński
Jefe del gobierno Donald Tusk
Pena de muerte abolicionista para todos los delitos
Población 38 millones
Esperanza de vida 75,2 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 8/7 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 99,8 por ciento

Tras salir a la luz informaciones más detalladas, se abrió una investigación oficial sobre la participación de Polonia en el programa de detención secreta dirigido por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense. El colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero siguió sufriendo discriminación. A pesar del restablecimiento de un cargo público encargado de velar por la igualdad de género, y pese a la introducción de nuevas medidas para facilitar la interrupción legal del embarazo, se impusieron restricciones al acceso de las mujeres al aborto.

"Los medios de comunicación informaron de que el vicealcalde se opuso a la participación de gays y lesbianas..."

Seguridad y medidas antiterroristas

La Comisión Europea afirmó en febrero que seguía esperando la respuesta de Polonia a las acusaciones de que su territorio albergaba prisiones de la CIA donde se interrogaba a sospechosos de pertenecer a Al Qaeda y cuyos guardias utilizaban métodos que podían constituir tortura.

En abril, en el marco del examen periódico universal del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, se instó a Polonia a hacer públicos los resultados de sus investigaciones sobre la existencia de centros secretos de detención operados por la CIA en Polonia, y a responder a las dos comunicaciones enviadas por la Comisión Europea solicitando el esclarecimiento de estas denuncias.

En marzo, el fiscal de distrito de Varsovia abrió una investigación sobre la posible existencia de centros secretos de detención operados por la CIA. En junio, la investigación se trasladó a la Unidad sobre Crimen Organizado de la Fiscalía General.

Una carta sobre «las prisiones de la CIA en Polonia», presuntamente entregada por el ex viceprimer ministro Roman Giertych al primer ministro en relación con un memorando secreto emitido por el Servicio de Información polaco en 2005, al parecer aportaba pruebas circunstanciales de la existencia de un centro secreto de detención de la CIA en territorio polaco entre 2002 y 2005. El primer ministro remitió la carta al fiscal general el 1 de septiembre, lo que motivó la apertura de una nueva investigación oficial sobre el caso a cargo de la Fiscalía General. La investigación tenía carácter confidencial y la lista de testigos no fue revelada. Sin embargo, algunos informes sugerían que al concluir el año varios funcionarios habían sido interrogados.

En octubre, el primer ministro prometió exonerar a varias personas de la obligación de no divulgar secretos de Estado, como había solicitado previamente el fiscal general. El presidente del Parlamento también autorizó que miembros del Parlamento testificasen.

Discriminación

En abril, con motivo del examen periódico universal, miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU instaron a las autoridades polacas a introducir una legislación exhaustiva contra la discriminación. El gobierno declaró que se esperaba que el Parlamento aprobase en noviembre una nueva Ley sobre Igualdad de Trato. El anteproyecto de ley, consultado con las ONG, abordaba la discriminación por razón de género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, opiniones políticas, discapacidad, edad, orientación sexual y estado civil o situación familiar. Sin embargo, sólo prohibía la discriminación por razón de género, raza y origen étnico en relación con el acceso a servicios, asistencia social, atención a la salud y educación. No garantizaba la protección contra la discriminación múltiple o la discriminación por asociación.

  • En noviembre, el vicealcalde de la ciudad de Opole prohibió sin dar explicaciones la celebración de un acto de la Biblioteca Viviente –un proyecto que promovía la diversidad y los derechos de las minorías– que activistas de derechos humanos pensaban celebrar en el centro cultural municipal. El proyecto preveía la participación de representantes de las minorías alemana y romaní, refugiados y migrantes, personas con discapacidades físicas y mentales, lesbianas y gays. Los medios de comunicación informaron de que el vicealcalde se opuso a la participación de gays y lesbianas calificándola de «inaceptable», ya que «promovería la desviación». El alcalde apoyó públicamente la decisión del vicealcalde. Finalmente, el evento se celebró en la Universidad de Opole, independiente del gobierno local.

Violencia contra mujeres y niñas

En marzo, el primer ministro nombró a una mujer para el cargo de plenipotenciario del gobierno para la igualdad. El cargo, que había sido suprimido por el gobierno anterior en 2005, se restableció gracias a la presión ejercida por órganos de derechos humanos y ONG. Sin embargo, al concluir el año no se habían definido con claridad la función y las competencias del puesto.

Negativa a proporcionar servicios de aborto

En abril, durante el examen periódico universal de Polonia en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, se planteó el problema de la denegación del acceso al aborto a las mujeres que cumplían los requisitos exigidos por la ley. Esta cuestión seguía siendo motivo de preocupación pese a que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos falló en 2007 que el gobierno tenía el deber de establecer mecanismos efectivos para garantizar el acceso de las mujeres al aborto cuando éste fuera legal.

  • Una niña de 14 años de la ciudad de Lublin, identificada en los medios de comunicación bajo el pseudónimo de Agata y embarazada a consecuencia de una violación, sufrió demoras en el acceso al aborto legal. Hospitales de Lublin y Varsovia se negaron a realizar el aborto, a pesar de que era legal, y no la remitieron a otro centro dispuesto a hacerlo. Según informaciones de los medios de comunicación, se conculcó gravemente el derecho de Agata a la confidencialidad médica, y ni a ella ni a su madre se las protegió del acoso directo y personal por parte de personas que se oponían al aborto. Después de la intervención de la ministra de Salud, Agata pudo interrumpir su embarazo, cuatro semanas después de haber solicitado el procedimiento y sólo una semana antes del límite gestacional de 12 semanas impuesto para el acceso legal al aborto.

Personas refugiadas y solicitantes de asilo

En mayo se modificó la legislación relativa a los refugiados y solicitantes de asilo, para incorporar la normativa europea. También se introdujo protección subsidiaria para las personas que no tenían derecho a la condición de refugiadas pero seguían corriendo un riesgo grave en su país de origen. Las enmiendas incluían definiciones detalladas de los términos «refugiado», «persecución» y «perseguidores».

También en mayo, se puso en marcha un plan de integración dirigido a las personas reconocidas como refugiadas y a las que recibían protección subsidiaria. Sin embargo, tanto las personas a quienes se había reconocido la condición de refugiadas como las que habían solicitado asilo seguían teniendo dificultades para acceder al mercado laboral y a los servicios médicos, en parte debido a las deficientes condiciones del programa de integración.

Visitas de Amnistía Internacional

Delegados de Amnistía Internacional visitaron Polonia en septiembre y octubre.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Oral statement on the outcome on Poland under the Universal Periodic Review (en inglés, 10 junio 2008)
Eastern Europe: Eighth session of the UN Human Rights Council, 2-20 June 2008: Review of the Czech Republic, Poland and Romania under the Universal Periodic Review: Amnesty International’s reflections on the outcome (en inglés, 1 junio 2008)

Cómo puedes ayudar